Catalunya es tu casa

Rutas

Camino entreviñas y monasterios

Regresa

Desde la ciudad de Barcelona hasta el delta del Ebro –la zona húmeda más extensa de Cataluña y parque natural integrado en la reserva de la biosfera–, esta ruta nos llevará desde el mar hasta el mar, pasando por tierras del interior, moldeadas desde hace siglos por los cultivos y las construcciones del hombre.

Dejando atrás la capital catalana cruzaremos las montañas de Ordal para adentrarnos en el llano del Penedès, con sus dos capitales –la del vino y la del cava–, Vilafranca y Sant Sadurní d’Anoia. Los viñedos nos guiarán hacia los monasterios de la Ruta del Cister, que desde el siglo xii se han erigido como un referente histórico y cultural de la Corona de Aragón.

Al cruzar las montañas de Prades y bordear el pie de la sierra del Montsant, el paisaje abrupto de pizarra característico del Priorat enlazará los viñedos plantados en terrazas –productores de algunos de los vinos más prestigiosos del mundo– con pueblecitos medievales y monasterios deshabitados en los que reina la tranquilidad y el silencio.

Después de Falset, cruzaremos el Ebro para adentrarnos en los escenarios de unos de los episodios más trágicos de la batalla de la Guerra Civil que lleva el nombre del río. La zona también es conocida por sus admirables bodegas modernistas, que merecieron el nombre de “catedrales del vino”.

El río nos guiará hacia Tortosa, capital histórica de Terres de l’Ebre, a partir de donde suaviza su curso, presintiendo ya su desembocadura, rodeado por la inmensa riqueza faunística que ofrece un espacio natural tan característico como el delta del Ebro.

Desde la ciudad de Barcelona hasta el delta del Ebro –la zona húmeda más extensa de Cataluña y parque natural integrado en la reserva de la biosfera–, esta ruta nos llevará desde el mar hasta el mar, pasando por tierras del interior, moldeadas desde hace siglos por los cultivos y las construcciones del hombre.

Dejando atrás la capital catalana cruzaremos las montañas de Ordal para adentrarnos en el llano del Penedès, con sus dos capitales –la del vino y la del cava–, Vilafranca y Sant Sadurní d’Anoia. Los viñedos nos guiarán hacia los monasterios de la Ruta del Cister, que desde el siglo xii se han erigido como un referente histórico y cultural de la Corona de Aragón.

Al cruzar las montañas de Prades y bordear el pie de la sierra del Montsant, el paisaje abrupto de pizarra característico del Priorat enlazará los viñedos plantados en terrazas –productores de algunos de los vinos más prestigiosos del mundo– con pueblecitos medievales y monasterios deshabitados en los que reina la tranquilidad y el silencio.

Después de Falset, cruzaremos el Ebro para adentrarnos en los escenarios de unos de los episodios más trágicos de la batalla de la Guerra Civil que lleva el nombre del río. La zona también es conocida por sus admirables bodegas modernistas, que merecieron el nombre de “catedrales del vino”.

El río nos guiará hacia Tortosa, capital histórica de Terres de l’Ebre, a partir de donde suaviza su curso, presintiendo ya su desembocadura, rodeado por la inmensa riqueza faunística que ofrece un espacio natural tan característico como el delta del Ebro.

ESCAPADA LIBRE

Lugares que te harán dudar qué camino es mejor para visitar

Alojamientos

Alojamientos

Restaurantes

Restaurantes

Propuestas Culturales

Propuestas Culturales

Turismo Activo y de Naturaleza

Turismo Activo<span> y de Naturaleza</span>