Camina sobre el mar en la vía ferrata de la cala del Molí

Es la única vía ferrata de Europa colgada sobre el mar. Está en la cala del Molí, en Sant Feliu de Guíxols, un lugar inaccesible si quieres llegar de una manera convencional. Para conocer este paraje hay que hacer la vía ferrata: un recorrido por las rocas con elementos de hierro que ayudan a escalar y superar varios obstáculos para atravesarla.

Sus creadores, Parc Aventura Sant Feliu de Guíxols, han preparado esta particular ruta suspendida pensando en las familias. La vía ferrata de la cala del Molí consta de dos tramos de dificultad baja-media que pueden realizar todos los miembros de la familia (es recomendable para niños a partir de 12 años) en unas dos horas y media. El disfrute ya empieza antes de llegar: el acceso a la vía se hace por el Camino de Ronda que serpentea abriéndose paso entre villas marineras, calas y acantilados del litoral de la Costa Brava.

En la vía encontrarás escalones, puentes cableados y hierros que os ayudarán a completar el recorrido. Mediante un sistema de cableado horizontal en todo momento estaréis asegurados y podréis disfrutar del paisaje, de la fauna y de las vistas exclusivas con el mar a vuestros pies.