El cocinero eres tú

En Cataluña la gastronomía habla, te cuenta episodios de la historia y la manera de entender la vida en el territorio. Por ejemplo, el cultivo de la vid llegó por el Mediterráneo de la mano de las civilizaciones griega y romana. Una receta clásica como la escalivada toma el nombre de una técnica de cocción, y la coca de recapte está vinculada a la agricultura de las Terres de Lleida.

Con el delantal puesto y entre fogones es como aprenderás la historia de estos productos y platos de la cocina catalana. Aquí se hacen infinidad de cursos y talleres de cocina, en restaurantes o en aulas de cocina, y se organizan visitas guiadas a mercados o productores. ¿Por dónde quieres empezar?

Prueba tus platos catalanes

En bcnKITCHEN te ponen en situación –gastronómicamente hablando–. De entre los diferentes cursos que organizan en Barcelona, ​​tienen uno especializado en cocina catalana. De la mano de sus chefs descubrirás la gastronomía autóctona, situando el origen de los ingredientes, entendiéndolos, para ver sus infinitas posibilidades. Antes de empezar ya te avisan: “queremos que participes al 100% en la elaboración de los platos”. Son cinco recetas imprescindibles: coca de recapte con olivada, escalivada y queso de cabra; habas a la catalana; suquet de pescado y crema catalana con coca de chicharrones. Eso sí, lo harás saboreando una copa de vino y al terminar probarás todos los platos.

bcnKITCHEN

bcnKITCHEN

Cocina y juega

Sin moverte de Barcelona tienes otra opción para dialogar con la gastronomía de Cataluña. El Hotel Barcelona Catedral, anclado en el barrio Gótico, te abre su cocina con el chef Xavier Arrey como anfitrión. Dan clases pensadas para quien quiera ampliar sus conocimientos o tenga interés por iniciarse en el mundo de la cocina. El chef comparte sus técnicas y trucos culinarios para que te conviertas en un experto de los fogones. En el mismo hotel tienes otra experiencia diferente: ponte cómodo y saborea los vinos catalanes. El sumiller del hotel organiza un juego en equipo para desvelar todos los secretos del cava y los vinos de las Denominaciones de Origen catalanas.

Hotel Barcelona Catedral

Hotel Barcelona Catedral

Domina los sabores y la puesta en escena

En Altafulla, municipio de la Costa Daurada, junto al antiguo castillo de los marqueses de Tamarit establecieron su residencia durante el siglo XVIII las monjas teresianas. Hoy es el lugar de recogimiento de los foodies que siguen el rastro de la buena cocina, el edificio acoge el hotel gastronómico Gran Claustre. ¿Es posible que un rincón del sabor como este te abra las puertas de su cocina? Sí, es posible y hay que aprovecharlo. Durante tres horas el chef del hotel te enseñará a diseñar y elaborar un menú degustación digno del mejor profesional. Seleccionarás los mejores ingredientes, escogerás la vajilla ideal y maridarás cada plato a la perfección con vinos y otras bebidas. El objetivo no es que aprendas a cocinar, el objetivo es que los comensales sólo quieran que cocines tú.

Hotel Gran Claustre

Hotel Gran Claustre

El arroz solo es el punto de partida

En una región que produce más de 70 millones de kilos de arroz anuales, es imposible que este producto no tenga la hegemonía de buena parte del recetario, pero la cocina de las Terres de l’Ebre va más allá. El hotel gastronómico Algadir del Delta ha creado la Ebre Cooking Experience, una serie de talleres para romper tópicos y lucir la cocina de la zona en todo su esplendor. Por supuesto, hay uno de arroces –son la especialidad del restaurante del hotel, en su carta puedes encontrar hasta doce recetas–, pero también puedes conocer las posibilidades culinarias del pato, del marisco de las bahías del Delta del Ebre, del pescado, de río y de mar, o de las mermeladas. El menú, como ves, es variado. ¿Qué taller quieres que te sirvan de primero?

Hotel l'Algadir del Delta

Hotel l’Algadir del Delta

bcnKITCHEN
L'Algadir del Delta
Hotel Gran Claustre
Hotel Gran Claustre

Actividades

Saborea la gastronomía de Cataluña

Saborea la gastronomía de Cataluña

La cocina catalana nace de su tierra, su historia y su cultura. Probar los productos de un país y disfrutar su gastronomía nos acerca a sus tradiciones y sus costumbres. De norte a sur y de oriente a occidente, Cataluña es un país para saborearlo.

Gastronomía, arte y cultura con los cinco sentidos

Gastronomía, arte y cultura con los cinco sentidos

La gastronomía está tan viva como el territorio de donde proviene. Si quieres experimentar esta transformación con tu propio paladar en Cataluña encontrarás propuestas singulares en lugares impresionantes. Se trata de saborear, pero también de escuchar, ver, actuar y sentir.

Saborea nuestros productos

Saborea nuestros productos

La variedad de productos autóctonos catalanes es espectacular: los hay de mar, de montaña, carnes, pescados, productos que sólo crecen en verano, en otoño, en invierno o en primavera. La diversidad de la despensa de Cataluña es proporcional a las posibilidades para descubrir sus productos.

Hoteles para chuparse los dedos

Hoteles para chuparse los dedos

Una gastronomía auténtica, tradicional y creativa a la vez, elaborada con productos de proximidad, con características propias del territorio y de calidad te espera en los Hoteles Gastronómicos. El descanso y la buena mesa están garantizados en cualquiera de los que hay por todo el territorio. ¿Cuál quieres probar primero?

Pasión por el aceite en Cataluña

Pasión por el aceite en Cataluña

Cataluña es tierra de olivos y molinos. La cultura del aceite está tan presente en su gastronomía como el cultivo de la aceituna lo está en su agricultura desde hace milenios. Pasea por el proceso de elaboración, degusta las distintas denominaciones de origen y palpa la pasión por el aceite en el territorio.

Un recorrido por el territorio y sus sabores

Un recorrido por el territorio y sus sabores

La gastronomía y la vida en la calle tienen un punto de encuentro donde es posible descubrir nuevos productos locales, disfrutar de jornadas y actividades muy especiales y charlar con los tuyos. Hablamos de las ferias de Cataluña, la excusa perfecta para programar una escapada gastronómica.