Esquí nórdico a tu ritmo

Practicar esquí nórdico es un método infalible para no quedarse oxidado. “Tú te marcas el ritmo”, asegura Mario Ruiz, jefe del comité de esquí de fondo de la Federación Catalana de Deportes de Invierno. Estos paseos de alta montaña activan el 99% de la musculatura de nuestro cuerpo y nos ayudan a mejorar el equilibrio. Además, son muy beneficiosos para el sistema cardiovascular de grandes y pequeños. Se trata de un deporte suave, sin impacto, que a la vez te permite disfrutar de grandes paisajes nevados. Las articulaciones apenas sufren, y el riesgo de lesión es mínimo. De hecho, es un deporte muy recomendado para la recuperación de algunos deportistas. “Esta modalidad deportiva es muy versátil; la puede practicar todo el mundo, ya sea para dar un paseo sin ningún reto deportivo, o para dedicarse profesionalmente”, explica Ruiz.

De origen nórdico

“El esquí nórdico es el deporte documentado más antiguo que se conoce, ya que es una evolución del caminar sobre nieve”, asegura Mario Ruiz. Tiene sus orígenes en los países nórdicos. Los cazadores se desplazaban con raquetas de nieve que sustituyeron por esquís. Y a partir de entonces se convirtió en un medio de transporte muy útil en el ámbito rural. La gente de los pueblos todavía lo utiliza para recorrer las largas distancias que los separan. Aunque es un deporte muy arraigado en el territorio, y en Cataluña la mayoría de practicantes son gente de los Pirineos, la oferta de recorridos señalados para su práctica y las facilidades que ofrecen las estaciones de esquí a la hora de disfrutarlo, han hecho que cada vez llegue a más gente.

Competición en Tuixent -La Vansa. © Tot Nòrdic

Competición en Tuixent -La Vansa. © Tot Nòrdic

¿Qué hay que saber para iniciarse?

Los esquís, más largos que los que se utilizan para practicar el esquí alpino, facilitan la movilidad y la flexibilidad, y permiten deslizarse por superficies planas cubiertas de nieve de cualquier tipo o incluso seguir caminos que con poca pendiente. Pero aparte de esta vertiente más práctica, el esquí nórdico es también una modalidad deportiva que se practica en pistas preparadas y desniveles suaves y en la que los participantes recorren largas distancias.

Si quieres iniciarte en esta modalidad deportiva, debes saber que los expertos recomiendan empezar con un monitor, porque te ayudará a que tu evolución sea más agradable y se asegurará de que no cojas malos vicios. Además, no es necesario que compres todo el material de entrada. En las estaciones de esquí puedes alquilarlo. Así disfrutarás mejor de tu experiencia.

Esquí nórdico en Lles. © Tot Nòrdic

Esquí nórdico en Lles. © Tot Nòrdic

Seis estaciones de esquí nórdico en los Pirineos de Cataluña

¿Ya te conoces las estaciones de esquí alpino de memoria y buscas nuevas experiencias? Acércate a una de las seis estaciones de nórdico de los Pirineos de Cataluña. Si eres principiante, Aransa puede ser tu primera parada porque dispone de una gran variedad de trazados con niveles diferentes. Tuixent-La Vansa también tiene pistas anchas y diversas que recorren los alrededores del macizo del Port del Compte, muy indicadas para hacer una degustación inicial de esquí nórdico. Un poco más de dominio técnico te exigirán los recorridos de Guils Fontanera: es la estación de nórdico más grande, cuando se encuentra a pleno rendimiento dispone de hasta 45 kilómetros de pistas. Más pequeña es Virós-Vallferrera, ubicada en pleno Parque Natural del Alt Pirineu, un entorno alpino donde podrás desembarazarte por unas horas del traje de urbanita y fundirte con la naturaleza. En el mismo parque natural, entre el Alt Urgell y el Pallars Sobirà, encuentras la estación Sant Joan de l’Erm, con pistas situadas entre los 1.700 y los 2.000 metros de altura. Y, por último, la mejor atalaya esquiable para contemplar la sierra del Cadí, la estación Lles de Cerdanya.

Nórdico en buena compañía en Sant Joan de l’Erm. © Tot Nòrdic

Nórdico en buena compañía en Sant Joan de l’Erm. © Tot Nòrdic

Un deporte arraigado en Cataluña

La Federación Catalana de Deportes de Invierno es un referente en la península ibérica, y trabaja intensamente para dar a conocer el esquí nórdico más allá de los habitantes de los Pirineos de Cataluña. En territorio catalán hay 7 clubes que se dedican exclusivamente, y todos situados en la zona pirenaica. Y es que “la evolución de esta modalidad deportiva ha sido muy positiva”, asegura el jefe del comité de esquí de fondo de la FCEH, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer para divulgar su práctica. En una ocasión, un responsable de la federación canadiense dijo: “¿qué debe tener este deporte que nuestros deportistas no se retiran?”. Y es que es apto para todas las edades, y además, es el primer deporte documentado en el que hombres y mujeres compiten o lo practican en igualdad de condiciones y sin diferencias.

La imagen de portada es de la estación de Aransa / Tot Nòrdic.

Competición en Aransa. © Tot Nòrdic
Guils Fontanera.© Tot Nòrdic
Tuixent-La Vansa.© Tot Nòrdic
Estación de Lles. © Tot Nòrdic
Practicando en Virós Vallferrera. © Tot Nòrdic