Esquía bien, come mejor en las estaciones

¿Quién no ha soñado con un buen ágape después de un largo día bajando a toda velocidad pendientes nevadas? O, lo que es lo mismo, cómo comer bien y reponer energías después de una agotadora jornada de esquí en los Pirineos de Cataluña.

¿Girella? ¿Palpís de cordero? ¿Daines?

Hay muchos placeres gastronómicos por descubrir en los Pirineos de Cataluña. Aquí va la interpretación de estos tres: la ‘girella’ es un embutido típico del Pallars; el palpís de cordero, una pierna deshuesada, y las ‘daines’, unas pastas secas con hierbas aromáticas que hacen perder el sentido. Si tienes previsto esquiar en Port Ainé, Espot o Tavascan permítete un alto en el camino, mímate un poco y presume de gastrónomo cuando vuelvas a la oficina.

Girella. © Comarcal del Pallars Jussà

Girella. © Comarcal del Pallars Jussà

Noches blancas y cena montañesa en Masella

La apuesta de Masella por el esquí nocturno ya es algo consolidado, y no por ello deja de ser llamativo y destacable. Toma nota: esta temporada abre el dominio nocturno jueves, viernes y sábados. Y después de bajar por las 13 pistas iluminadas, regálate una cena con productos típicos de la montaña en el restaurante Pla de Masella o tómate un merecido ‘gin-tonic’ en el Chill Out. Por cierto, si tu intención es quedarte a cenar, reserva antes.

Refugio Niu de l'Àliga a La Molina. © FGC

Refugio Niu de l’Àliga a La Molina. © FGC

Cena a 2.000 metros de altura

El refugio Niu de l’Àliga ofrece las mejores vistas del valle de la Cerdanya. El edificio de La Molina se encuentra a 2.537 metros de altura:, para acceder hasta allí necesitarás subir en telesilla y hacer un último tramo caminando. El esfuerzo vale la pena, tanto por las panorámicas como por la comida. Con reserva previa incluso puedes cenar y pasar allí la noche. Por la mañana, con una taza de café bien caliente en la mano, madruga un poco y disfruta de la espectacular salida del sol. Es un espectáculo natural ver como las cumbres van tomando color poco a poco.

El rincón ‘foodie’ de Vall de Núria

Sin salir de la estación de Vall de Núria, tienes un pequeño restaurante para darle alas al ‘foodie’ que llevas dentro. Es el Racó de la Vall, un restaurante pequeño y elegante donde disfrutarás de la cocina más selecta de Vall de Núria.

Wine Bar de Baqueira Beret. © Baqueira Beret

Wine Bar de Baqueira Beret. © Baqueira Beret

El Wine Bar de Baqueira Beret

El restaurante La Borda Lobato de Baqueira Beret ofrece una carta basada en las parrilladas y la cocina tradicional aranesa.

Justo al lado del restaurante, con el mítico Hotel Montarto como eje central, dispones de una zona en la que comer y divertirte después del esquí. Tienes el Baqueira Wine Bar by Viña Pomal, un moderno restaurante con una bodega que ofrece denominaciones de origen de toda España. Pero hay más.

En la planta baja del Hotel Montarto tienes el Drinkery Montarto, un bar musical pensado para amenizar el ‘après ski’. Ya que abren a las 3 de la tarde, casi puedes pasarte a tomar la primera antes de la ducha.

Esquiar y comer bien es compatible? En los Pirineos de Cataluña, sí.

La imagen de portada es del Restaturante 5J de Baqueira Beret.