Una estancia con aromas pirenaicos en los hoteles gastronómicos (1/2)

Esta es una propuesta para amantes del descanso y la buena mesa. En Cataluña hay más de 45 hoteles gastronómicos especializados en cocina catalana. Promueven una gastronomía auténtica, tradicional y a la vez creativa, elaborada con productos de proximidad, característicos de la zona que los acoge, y de calidad. Están reconocidos con la Denominación de Origen Protegida (DOP) y la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

Si quieres disfrutar de la gastronomía y de la nieve, aquí te proponemos que visites los hoteles gastronómicos de los Pirineos de Cataluña:

Estos son siete de los hoteles gastronómicos de los Pirineos de Cataluña. Y si no tienes suficiente, aquí te proponemos ocho más.

© Hotel Terradets

© Hotel Terradets

Hotel Terradets (Pallars Jussà)

Uno de los mejores rincones para el relax gastronómico en el Pallars Jussà es el Hotel Terradets. Situado a orillas del embalse con el mismo nombre, su restaurante ofrece cocina de mercado contemporánea que conserva las raíces gastronómicas de la comarca.

© Hotel Can Boix

© Hotel Can Boix

Hotel Can Boix (Alt Urgell)

La Sierra de Aubenç i Roc de Cogul ejerce de muralla natural para separar al mundo del rincón de calma que es Can Boix. La cocina de este hotel gastronómico lo ha popularizado internacionalmente con propuestas de la zona, como las habitas al estilo del Alt Urgell, o creativas, como la costilla de cerdo ibérico con caviar de pimiento asado y puré de guisantes. La cocina se completa con una extensa carta de vinos y cavas con más de 400 referencias.

© Hotel Muntanya & Spa

© Hotel Muntanya & Spa

Hotel Muntanya & Spa (Cerdanya)

Una advertencia: su terraza con vistas a los Pirineos de Cataluña es altamente adictiva. Y su gastronomía, también. Toman como base la cocina pirenaica con el acento de la Cerdanya e incorporan platos internacionales hechos con productos locales. Además, cada viernes el restaurante se convierte en una taberna del siglo XII ambientada en la época medieval para que saborees la cocina de los cátaros.

© Hotel El Monegal

© Hotel El Monegal

Hotel El Monegal (Solsonès)

El edificio era un molino harinero y textil hacia el año 1200 y hoy acoge el Hotel El Monegal. Además de su gastronomía, que casa el producto ecológico con una cuidada carta de vinos, el alojamiento tiene otro punto fuerte: la música. Organizan conciertos en directo, en su mayoría de música clásica, de manera regular. Pregunta en recepción cómo puedes adquirir las entradas.

© Hotel Restaurant Els Caçadors

© Hotel Restaurant Els Caçadors

Hotel Restaurant Els Caçadors (Ripollès)

Ramon Pau está al frente de este hotel gastronómico del Ripollès. Él es la cuarta generación de una familia dedicada al mundo de la hostelería. En todas las estancias del hotel combinan de manera equilibrada el diseño tradicional con toques vanguardistas. Su cocina también hace un juego de equilibrios entre los productos de calidad y la sencillez en la creación de los platos, siempre con recetas de raíz tradicional como base.

© Hotel Prats

© Hotel Prats

Hotel Prats (Ripollès)

El civet de jabalí o el rabo de buey con trompetas son dos de los platos más populares del Hotel Prats. Ahora bien, los reyes de la carta son los caracoles, los preparan a la “llauna”, gratinados con “allioli” o a la cazuela. Este rincón para el descanso hace más de 100 años que inició su trayectoria y está gestionado por la cuarta generación de la familia Prats. Buena parte de este legado es visible en la decoración del hotel, hecha con muebles y objetos rescatados del pasado.

Hotel La Morera (Pallars Sobirà)

La vianda es una sopa típica del Pallars Sobirà hecha con gallina, carne de cerdo, morcilla, patatas, fideos y alubias. Un plato pirenaico que preparan como nadie en el Hotel Gastronómico La Morera. Su cocina se basa en los productos naturales y en los ingredientes típicos pallareses como los embutidos, los quesos o la “girella”. También resulta delicioso el hotel, construido con la arquitectura típica de alta montaña y ubicado en plena naturaleza.

Hotel Els Caçadors (Maçanet de Cabrenys)

El pueblo de Maçanet de Cabrenys y sus alrededores son conocidos por la gran cantidad de castillos que se conservan. El de Llers o el de Hortal son los más espectaculares. Aparte de estos monumentos, en el centro de la ciudad se alza un monumento del sabor: el Hotel Els Caçadors. Elaboran cocina tradicional catalana genuina, con la dosis justa de artificios para preservar los aromas originales de los productos de proximidad que utilizan. Forman la paleta básica de ingredientes del chef Santi Valls la butifarra negra o de sal y pimienta de Maçanet, el arroz de Pals o la ternera de Girona. Cuando los combina en la cazuela dan lugar a platos como el arroz con sepia y morcilla. Es obligado probarlo.

La foto de portada es del Hotel Can Boix.