Una mañana para aprender a construir un iglú en Cataluña

Descubre tu lado esquimal construyendo iglús en los Pirineos de Cataluña. Sí, lo has leído bien, iglús. Entre cuatro o cinco personas pueden construir uno en menos de tres horas. No hacen falta títulos de arquitectura ni conocimientos de ingeniería. Con un monitor de la Associació de Constructors d’Iglús de Catalunya es suficiente. Bueno, y ladrillos de nieve prensada, una pala, una sierra y unos guantes de goma. Y la familia o los amigos, claro.

Organizan talleres casi cada sábado mientras dura la temporada de nieve, y si sois un grupo lo bastante numeroso, también os pueden hacer un taller personalizado si lo solicitáis previamente. Comienzan a las nueve de la mañana y los realizan en varios puntos de los Pirineos de Cataluña como La Molina, Coll de Pal (Bagà), Vallter 2000 o Vall de Núria. Siempre en lugares de fácil acceso para que te puedas desplazar con comodidad.

Los talleres son muy pedagógicos y, eso sí, todo el mundo está obligado a participar. Los monitores hacen que seas el protagonista absoluto en todo el proceso de construcción. Los materiales para hacer las casas heladas los ponen ellos. Tú sólo tienes que llevar ropa de montaña que te proteja de la nieve y demostrar tu destreza confeccionando y colocando ladrillos de nieve.

20 ºC de diferencia entre el interior del iglú y el exterior

Si la construcción del iglú es correcta, se puede conseguir una diferencia de temperatura de unos 20 ºC entre el interior y el exterior. Todo depende de la temperatura ambiente, el tamaño del iglú y las fuentes de calor que haya dentro. El calor que desprende el cuerpo humano a veces es suficiente. Y si no le da mucho el sol y se hace el mantenimiento adecuado, puede permanecer en pie durante meses.

Un consejo por si quieres llevar a los más pequeños a descubrir la arquitectura esquimal: es mejor que vayas hacia el mes de marzo, cuando el tiempo en la montaña es algo más agradable. De hecho, en la Asociación dedican uno de los talleres, el del 25 de marzo, para las familias. ¡Reserva ya la fecha!

Cocina pirenaica fuera del iglú

Quieres un remedio para recuperar fuerzas después de levantar un iglú? El Hotel Gastronómico Montaña & Spa de Prullans. Tanto por su spa, que tiene un jacuzzi con unas vistas espectaculares de la sierra del Cadí, como por su gastronomía. Toman como base la cocina pirenaica con acento de la Cerdanya e incorporan también platos internacionales hechos con productos locales.

Vienes a hacer de esquimal a los Pirineos de Cataluña?

Iglús en los Pirineos de Cataluña / Associació de Constructors d'Iglús de Catalunya
El taller de iglús también se puede hacer en familia / Associació de Constructors d'Iglús de Catalunya
Participante dentro de un iglú / Associació de Constructors d'Iglús de Catalunya
Ladrillos de nieve prensada / Associació de Constructors d'Iglús de Catalunya

Después de construir el iglú, recorre La Molina en 'segway'

desde 13,00€ Reservar Pirineus

Actividades

Esquía bajo la luz de la luna en Masella

Esquía bajo la luz de la luna en Masella

La apuesta de Masella por el esquí nocturno ya está consolidada, y no por ello deja de llamar la atención y destacar. Toma nota: esta temporada te esperan trece pistas (tres verdes, seis azules, cuatro rojas y el snowpark) de las cotas bajas y medias para deslizarte por la nieve bajo la luna. Estas pistas están enlazadas por una red de siete remontes que salvan los 420 metros de desnivel del dominio esquiable nocturno.

Rumbo a las cumbres nevadas en máquina pisanieves

Rumbo a las cumbres nevadas en máquina pisanieves

A la mayoría de cosas se les puede dar un segundo uso. Esto mismo es lo que han hecho en dos estaciones de esquí de los Pirineos de Cataluña con las máquinas pisanieves.

Bucea bajo el hielo sin congelarte

Bucea bajo el hielo sin congelarte

Buceadores en la nieve? Sí, esa es la idea. En los Pirineos de Cataluña se organizan inmersiones en lagos helados, tanto si eres un buceador novel como si eres un experto.

Esquí nórdico a tu ritmo

Esquí nórdico a tu ritmo

Practicar esquí nórdico es un método infalible para no quedarse oxidado. Estos paseos de alta montaña activan el 99% de la musculatura de nuestro cuerpo y nos ayudan a mejorar el equilibrio.