El peso de la gravedad: la historia se hace presente en Miravet

Miravet es un pueblo que parece desafiar las leyes de la gravedad. Se levantó sobre una colina abrupta en pleno meandro del río Ebre, una atalaya privilegiada que lo ha convertido en una de las villas más bonitas de las Terres de l’Ebre. Te invitamos a dar un paseo por la historia viva de Miravet.

El núcleo histórico de Miravet es un entramado de casas que cuelgan sobre el río y que trepan por la montaña y los acantilados. Precisamente, desde el centro, en la plaza Mayor, arranca esta ruta guiada -gratuita para niños de hasta siete años.

Entre las típicas calles porticadas, casas antiguas, bonitos rincones y muy buenas vistas sobre el río y su vegetación, se cuelan los momentos más duros de su biografía. En las casas de la calle del Riu verás placas que recuerdan la riada de 1907, que dejó el pueblo completamente arrasado. En Miravet la historia está presente.

Las secuelas de la Batalla del Ebre

La villa fue también testigo directo de uno de los episodios más cruentos de la Guerra Civil, la Batalla del Ebre. Las secuelas aún se notan en las numerosas casas derruidas y abandonadas. Cuando las contemplas te puedes imaginar el eco de la artillería. En el centro del pueblo también está la iglesia Vieja, que merece una visita. Es un templo renacentista construido entre los siglos XVI y XVII por la orden del Hospital. ¿Sabías que se construyó encima de donde había una mezquita musulmana?

Vistas espectaculares desde el castillo templario

Todavía hay otro edificio histórico más espectacular en Miravet, el castillo templario de los siglos XII-XIII. Es una fortaleza imponente rodeada por una muralla de 25 metros de altura que parece surgir de las rocas y situada aún más arriba que el pueblo. Fue conquistada en 1153 por Ramón Berenguer IV, que la dio a la orden del Temple. De ahí el apodo de templarios, eran caballeros y monjes a la vez, que tomaron las armas en el siglo XII para proteger a los cristianos que peregrinaban a Tierra Santa. Desde las diversas terrazas del castillo tendrás unas vistas espectaculares de la zona.

¿Tienes la cámara lista?

Visita guiada al Castillo de Miravet

desde 13,00€ Reservar Terres de l’Ebre

Actividades

Pinell de Brai, catedral del vino... y de la gastronomía

Pinell de Brai, catedral del vino... y de la gastronomía

La visita a la Bodega Cooperativa de Pinell de Brai es obligada. Fíjate en la fachada y en su friso de cerámica vidriada, y descubre los secretos de un diseño arquitectónico hecho para favorecer la producción del vino que la ha convertido en una de las catedrales del vino de Cataluña. Tras la visita, te servirán cuatro vinos de la bodega DO Terra Alta y una cata de aceite virgen, con una selección de embutidos. Después será la hora de la verdad. El equipo de cocina del Hotel Villa Retiro (Xerta), galardonado con una estrella Michelin, te preparará una comida que degustarás en las mismas instalaciones. La selección de entrantes y el lechazo asado a baja temperatura son imponentes.

Brindis a LaFou Celler

Brindis a LaFou Celler

Sus vinos tintos y blancos de garnacha lo han convertido en uno de los estandartes de la DO Terra Alta. Ramon Roqueta puso en marcha en 2007 en Batea LaFou Celler. La bodega está ubicada en Casa Figueras, un edificio del siglo XVIII en medio del pueblo que fue molino de aceite. La familia Roqueta lo ha rehabilitado para transformarlo en unas instalaciones vinícolas modernas. Puedes visitar la bodega con reserva previa y saborear sus vinos, como Els Amelers, un vino blanco potente y con notas cítricas que la prestigiosa Guía Peñín ha valorado con 92 puntos.

‘Cóc’ con cerezas

Preparación:

La cereza es la fruta estrella de Miravet, así resulta lógico que una de las recetas más populares sea el ‘cóc’ –una especie de coca– con cerezas, ideal para endulzar cualquier sobremesa.

Para prepararlo, lo primero que tienes que hacer es mezclar en un recipiente el huevo, 5 cl de aceite, la mistela y la levadura deshecha con un poco de agua. Añades la harina y lo mezclas todo hasta que quede una pasta homogénea. A continuación, tapas la masa y la dejas reposar hasta que doble el volumen. Puedes aprovechar ese rato para empezar a calentar el horno a temperatura media. 30 minutos más tarde, untas una bandeja de horno con mantequilla, colocas la masa y la aplanas mucho, hasta que quede un borde de un dedo de grosor. La cubres con las cerezas bien juntas, antes de darle el toque final: echas azúcar por encima. Después de eso, introduces el ‘cóc’ en el horno hasta que esté cocido.

Ingredientes:

  • 1 kg de cerezas
  • 300 g de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 100 g de azúcar
  • 5 cl y un chorro de aceite
  • 5 cl de mistela
  • 5 g de levadura prensada
  • 1 huevo
  • Agua