Rumbo a las cumbres nevadas en máquina pisanieves

A la mayoría de cosas se les puede dar un segundo uso. Esto mismo es lo que han hecho en dos estaciones de esquí de los Pirineos de Cataluña con las máquinas pisanieves.

En La Molina, además de usarlas para acondicionar las pistas, organizan excursiones para explorar algunos de los rincones más recónditos de la estación de montaña. La experiencia se está convirtiendo en una de las que tienen más tirón esta temporada por la combinación de subir a un vehículo que parece una mezcla entre un camión y un tanque y remontar pendientes nevadas.

Familias preparadas para iniciar la excursión en La Molina. © FGC

Familias preparadas para iniciar la excursión en La Molina. © FGC

Puedes elegir entre dos trazados diferentes para recorrer con la pisanieves. Uno te sube hasta el refugio del Niu de l’Àliga, a más de 2.500 metros de altura, saliendo desde el Telesilla de Cap de Comella. Hay una segunda ruta que también sale desde el Cap de Comella pero que enfila hacia Costa Rasa.

Excursión en máquina pisanieves en Tavascan

El Parque Natural del Alt Pirineu es el más grande de Cataluña, tiene una superficie de casi 70.000 hectáreas. Desde la estación de Tavascan salen itinerarios paisajísticos a bordo de una máquina pisanieves para que tengas unas panorámicas espectaculares de esta joya natural.

Preparados para subir al Mirador del Corbiu en Tavascan. © Tavascan

Preparados para subir al Mirador del Corbiu en Tavascan. © Tavascan

El mirador del Corbiu es una de esas ventanas al parque por donde pasa el recorrido. Desde este mirador panorámico contemplarás los valles, las bordas, los bosques, los lagos y las montañas de la cabecera del valle de Tavascan, que forman parte del Parque Natural del Alt Pirineu, como el pico de Certascan, el estanque del Port y las bordas de Noarre.

En la cabina de la máquina pueden ir hasta ocho pasajeros acompañados por un guía especializado, que os explicará los puntos más interesantes del recorrido. Las salidas se hacen cada día de la semana a las 16 horas y siempre con reserva previa.

Súbete a una máquina pisanieves, relájate y culmina una gran jornada de esquí en los Pirineos de Cataluña.

La imagen de portada es del Mirador del Corbiu de Tavascan.