El ‘segway’: el nuevo aliado de los amantes del vino

El ‘segway’ es la versión más futurista del patinete y se ha convertido en uno de los mejores aliados para realitzar rutas enoturísticas en Cataluña. En la bodega J. Miquel Jané lo saben bien y te proponen un recorrido de cinco kilómetros para explorar este rincón vinícola de la DO Penedès.

Es ágil, no contamina —funciona con motor eléctrico— y es fácil de manejar. Son tres razones básicas que explican el éxito del ‘segway’ para hacer enoturismo. Conducirlo está al alcance de todos, solo necesitas unas nociones preparatorias previas, ¡y a rodar!

El escuadrón de ‘segways’ parte de la bodega J. Miquel Jané para emprender un itinerario de aventura divertido, con un recorrido fotográfico entre viñedos, caminos y montaña. Visitarás obradores artesanales, pantanos, miradores, fuentes y lugares de interés local y cultural. Es una hora y media de trayecto guiado por un experto conocedor de la zona. Si necesitas traducción sólo tienes que solicitarla previamente, disponen de guías que te pueden hacer la explicación en ocho idiomas distintos.

La ruta termina con una cata de cinco vinos J. Miquel Jané, algunos de ellos galardonados con premios de prestigio internacional como el Sauvignon Blanc, ganador de la medalla de oro en el Concurso Mundial de Sauvignon 2015. La cata se acompaña con una degustación de productos locales. Y si quieres redondear la mañana, también puedes reservar una comida de brasa que se hace en la misma bodega. ¡La sobremesa entre los viñedos será totalmente reparadora!

Ruta en segway por la DO Penedès / J. Miquel Jané
Panorámica de la bodega J. Miquel Jané
Barricas de la bodega J. Miquel Jané
Cata de vinos en la bodega J. Miquel Jané
Tramo de la ruta en segway / J. Miquel Jané

Vinos catalanes y segways por el Penedès

desde 69,00€ Reservar Costa Barcelona

Actividades

Enoturismo en ruta por el Penedès

Enoturismo en ruta por el Penedès

El camino ya lo tienes trazado, ahora solo es cuestión de que elijas donde te pararás. La Carretera del Vino es un recorrido enoturístico que enlaza siete municipios catalanes que han hecho del vino una forma de vida: Sant Martí Sarroca, Pacs del Penedès, Vilafranca del Penedès, Sant Miquel d'Olèrdola, Canyelles, Sant Pere de Ribes y Sitges. A lo largo de la ruta una docena de bodegas abren sus puertas al visitante: Torre del Veguer, Pinord, Cava & Hotel Mas Tinell, Torres, Clos Lentiscus, Colet Classic Penedès, Finca Viladellops, Mas Bertran, Parés Baltà, Puig Batet, Rovellats y Torreblanca. Diferentes perfiles y vinos para conocer la efervescencia de la zona, con vinos tranquilos, cavas y, sobre todo, una magnífica experiencia enológica y viajera.

Senderismo entre viñedos: de Vilafranca del Penedès al conjunto monumental de Olèrdola

Senderismo entre viñedos: de Vilafranca del Penedès al conjunto monumental de Olèrdola

Esta ruta se podría definir como recorrido enológico con vistas. En total son algo más de siete kilómetros que puedes hacer con tus amigos o con la familia en unas cuatro horas. El punto de partida es la estación de tren de Vilafranca del Penedès, desde donde te abrirás paso entre los viñedos de la DO Penedès y cultivos de secano hasta llegar al punto final: el conjunto monumental de Olèrdola. Es el testimonio arquitectónico de diferentes etapas históricas: están los restos de un poblado íbero, una impresionante fortificación romana y una ciudad medieval, con iglesias prerrománicas y románicas y tumbas medievales excavadas en la roca.

Gallo negro del Penedès asado a la cazuela

Preparación:

El gallo del Penedès es inconfundible: plumaje negro brillante, patas de color azul ceniza y la peculiar forma de la cresta. En la cazuela su sabor es único.

Para saborearlo lo primero que tienes que hacer es salpimentar los trozos de pollo. En una cazuela de barro los doras con aceite y manteca a partes iguales, añades las cebollas, el ajo picado, la canela y la hoja de laurel. Cuando el pollo y la cebolla ya estén dorados, lo rocías con vino rancio y lo dejas reducir, después incorporas los tomates pelados y sin semillas. Tapas la cazuela, bajas el fuego y dejas que cueza unos 45 minutos hasta que el pollo esté blando. Si ves que no tiene suficiente salsa puedes añadir un poco de caldo. Después salteas los piñones por la sartén con la nuez de mantequilla y lo añades todo con las ciruelas a la cazuela del asado.

Ingredientes:

  • 1 gallo negro del Penedès
  • 2 cebollas
  • 1 cabeza de ajos
  • 4 tomates
  • Piñones
  • Ciruelas
  • Vino rancio
  • Caldo
  • Manteca
  • Aceite de oliva
  • Una nuez de mantequilla
  • 1 rama de canela
  • Sal
  • Pimienta