Siguiendo el rastro de la cocina pirenaica

Cocina de mercado, propuestas de vanguardia o artesanos de los clásicos de toda la vida como los macarrones de la abuela. Aquí tienes algunos de los rincones de los Pirineos de Cataluña que Josep Sucarrats, director de la revista ‘Cocina’, considera que cualquier ‘foodie’ entusiasta debe visitar para poder descifrar los secretos de la cocina pirenaica.
Y si quieres seguir descubriendo más rincones y nuevos sabores, coge el cuchillo y el tenedor y disfruta.

Er Occitan (Val d’Aran)

Nuria García y Marcos Pedarròs condimentan con creatividad cada una de las recetas que se pueden degustar en Er Occitan. Ofrecen un concepto gastronómico innovador, vanguardista, con platos elaborados al detalle, basados en productos de proximidad. El radio de influencias de su cocina abarca la Val d’Aran, la Alta Ribagorça, el Pallars Sobirà y el sur de Francia. Y si te gusta que te sorprendan en la mesa, tienen un menú degustación donde los propios chefs te hacen una selección personal de algunos de los platos de la carta. La selección va cambiando, pero el resultado para el comensal siempre es el mismo: se marcha con un gran sabor de boca.

Ca la Núria (Bellver de Cerdanya)

Para la cocina de la Cerdanya hay vida más allá del ‘trinxat’. Se encarga de demostrarlo la propuesta gastronómica del restaurante Ca la Núria. Al mando de los fogones está Núria Bonet, que después de trabajar con algunos de los mejores chefs catalanes en 2010 decidió abrir su propio restaurante. El menú que prepara combina la cocina de mercado con los sabores tradicionales de los Pirineos de Cataluña, un cóctel que da resultados como las vieiras con espuma de patata y tocino confitado, la crema de alcachofas con jamón y morcilla o el crujiente de meloso de ternera con su salsa. Más allá del plato, el restaurante resulta delicioso y tiene unas vistas a la sierra del Cadí que podrás contemplar desde la terraza.

Trumfes (Llívia)

Pau Cascon y Àlex Molas son los dos ingredientes principales de la receta del restaurante Trumfes. Estos dos jóvenes cocineros abrieron el establecimiento hace siete años con una propuesta de tapas atractivas de cocina invernal. Predominan las carnes, en forma de ‘teriyaki’ de secreto ibérico con verduras a la brasa, paletilla de cochinillo con patata al caliu y mayonesa ‘kimchi’ o el solomillo de ternera con foie ‘poêle’ y mantequilla ‘noisette’. Sus creaciones se pueden maridar con algunos de los vinos que componen una carta amplia, con referencias de la DO Pla de Bages, la DO Montsant, la DO Penedès o la DOQ Priorat, por ejemplo. También reserva un rincón para los vinos naturales, respetuosos con el medio ambiente y con poca intervención del bodeguero durante el proceso de elaboración.

Niu Nou (Bagà)

Recuperar la cocina medieval. Es lo que se han propuesto Carme Clotet y Romà Revelles con el restaurante Niu Nou, que forma parte del movimiento ‘slow food’ y del colectivo de cocina Club de los Sabores del Berguedà. El camino dels Bons Homes es un itinerario que rememora el exilio de los cátaros occitanos, pasaba por su puerta y cuando se decidió promocionar la ruta como producto turístico se dejaron arrastrar por la corriente. Querían ir a los orígenes de la cocina antigua, recuperando legumbres con alimentos ecológicos y preparaciones lo más sanas posibles. Entre los platos de su carta destaca el salmón con ‘genestada’, una salsa hecha con arroz, azafrán y leche de almendras que ya aparecía en el ‘Llibre de Sent Soví’, un recetario de cocina medieval escrito en catalán. Será una comida histórica.

Ca la Núria
Plato del restaurante Fonda Farré
Restaurante Trumfes
Restaurante Niu Nou / Félix Lorenzo
Restaurante Niu Nou
Plato de Er Occitan

Actividades

Siguiendo el rastro de la cocina pirenaica (2/2)

Siguiendo el rastro de la cocina pirenaica (2/2)

Aparca los esquís un rato y coge el cuchillo y el tenedor. Así sigue esta ruta para descubrir la gastronomía de los Pirineos de Cataluña.

Una estancia con aromas pirenaicos en los hoteles gastronómicos (1/2)

Una estancia con aromas pirenaicos en los hoteles gastronómicos (1/2)

Esta es una propuesta para amantes del descanso y la buena mesa. En Cataluña hay más de 45 hoteles gastronómicos especializados en cocina catalana. Promueven una gastronomía auténtica, tradicional y a la vez creativa, elaborada con productos de proximidad, característicos de la zona que los acoge, y de calidad. Están reconocidos con la Denominación de Origen Protegida (DOP) y la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

Comer como un ‘foodie’ en los hoteles gastronómicos de los Pirineos (2/2)

Comer como un ‘foodie’ en los hoteles gastronómicos de los Pirineos (2/2)

Esta es una propuesta para amantes del descanso y la buena mesa. En Cataluña hay más de 45 hoteles gastronómicos especializados en cocina catalana. Promueven una gastronomía auténtica, tradicional y a la vez creativa, elaborada con productos de proximidad, característicos de la zona que los acoge, y de calidad. Están reconocidos con la Denominación de Origen Protegida (DOP) y la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

Esquía bien, come mejor

Esquía bien, come mejor

¿Quién no ha soñado con un buen ágape después de un largo día bajando a toda velocidad pendientes nevadas? O, lo que es lo mismo, cómo comer bien y reponer energías después de una agotadora jornada de esquí en los Pirineos de Cataluña.