Observar ballenas y delfines en el Cap de Creus

Podemos ver cetáceos mucho más cerca de lo que creemos, no es necesario ir hacia destinos lejanos u océanos exóticos. El Parque Natural del Cap de Creus es testigo del paso de los rorcuales.

Los rorcuales comunes son ballenas de unos 20-25 metros de largo y con un peso de unas 70 toneladas. Son las más abundantes en el Mediterráneo. En primavera emprenden su viaje migratorio desde el estrecho de Gibraltar hacia el mar de Liguria, en la costa genovesa. Pasan por el golfo de León, donde hay una alta concentración de su alimento habitual: el kril. Es un pequeño crustáceo de 3 o 4 cm que se alimenta de algas.

El Parque Natural del Cap de Creus se convierte en un mirador privilegiado para ver el paso de estos cetáceos. Para encontrarlos, hay que fijarse en el soplo que expulsan cuando respiran. Se ve una cortina de agua blanquecina que sube en vertical hasta seis metros. Pueden llegar a hacer apneas de más de tres minutos.

Viajan en grupo, pero son animales algo ariscos y no les gusta mucho que las barcas se les acerquen. De hecho, las ballenas son los animales marinos que más sufren la masificación del mar. Suelen chocar contra los barcos de mercancías o de pasajeros. Y buena parte de estos impactos acaban con la muerte del cetáceo o con heridas graves. Algunos de los rorcuales que se han visto en el Cap de Creus tienen grandes cicatrices en el cuerpo.

Ver delfines

También es posible avistar delfines en el Cap de Creus. Hay quien dice que los delfines se ven más lejos, que los grupos no se acercan tanto a la costa. Y tienen razón. Los delfines buscan los bancos de pescado azul para alimentarse. O sea que si consigues que un pescador te indique dónde están, tienes altas probabilidades de verlos.

Otra manera es observar las pardelas, unos pájaros marinos que se alimentan de pequeños peces. Tienen una conducta asociada a los delfines y se les puede encontrar comiendo juntos.

Entre los tipos de delfines que se pueden ver en la zona del Cap de Creus y de la bahía de Roses están el común, el rayado y el mular. Son menos ariscos que los rorcuales y más juguetones. Puede que se acerquen a la embarcación y salten un buen rato alrededor, especialmente si se trata de veleros.

Guía de cetáceos

Gemma González y Albert López han recogido la actividad de delfines y rorcuales en la Guía de Cetáceos del Cap de Creus. Cada año, en primavera, salen a navegar para identificar a las ballenas de paso. Esta guía es el resultado de seis años de investigación y de más de 23.000 millas a bordo del catamarán Dzul Haa.

Para aquellos que salen a navegar y quieren observar cetáceos, en la guía se explica la mejor manera de aproximarse a los animales sin molestarlos. Se debe mantener una actitud respetuosa, sin gritos, ruidos ni maniobras bruscas de la embarcación.

 

La foto de portada es un rorcual en el Parque Natural del Cap de Creus/Gemma Gonzàlez Potrony-Projecte NINAM-Creuers Cadaqués