Siguiendo los pasos de Picasso por Horta de Sant Joan

“Todo lo que sé lo aprendí en Horta”, decía el pintor Pablo Picasso. El genio del pincel se refería así en Horta de Sant Joan, municipio de la Terra Alta. Te proponemos una experiencia para descubrir en primera persona algunos de los rincones del pueblo que fueron inspiradores para este artista universal.

El punto de partida: el Centro Picasso

Picasso estuvo en Horta de Sant Joan durante dos etapas diferentes. La primera fue en 1898, cuando sólo tenía 16 años. Diez años más tarde volvió para hacer un giro en su obra y comenzar el cubismo pictórico. La estancia del pintor se recuerda en el pueblo gracias al Centro Picasso, un espacio de divulgación que muestra sus lazos con esta tierra. Es el lugar ideal para empezar la ruta picassiana que te proponemos.

El Centro Picasso se encuentra en el edificio del Antiguo Hospital, una construcción renacentista del 1580 que el Ayuntamiento de la época hizo construir fuera de las murallas para acoger a los enfermos más pobres. Lo localizarás fácilmente siguiendo las indicaciones que hay por el pueblo. En el interior encontrarás una exposición permanente que te ayudará a comprender la influencia de Horta de Sant Joan en la obra de Picasso. Composiciones cubistas como: La balsa de Horta (1909) y La fábrica (1909), son creaciones que pintó durante su segunda estancia en las Terres de l’Ebre.

Carrer d'Horta de Sant Joan amb la indicació del Centre Picasso.

Estos dos cuadros se pueden ver en el Centro Picasso, que dispone de facsímiles de gran calidad de todas las pinturas que el autor realizó durante sus estancias en el pueblo y de otros que pintó inspirándose en la ciudad tarraconense.

Visita al Centre Picasso.

Cuando acabes la visita al Centro Picasso aprovecha para estirar las piernas y dar un paseo por el pueblo. Puedes acercarte a la plaza de la Missa, donde está el Ayuntamiento y donde tuvo su estudio Picasso. Desde allí, en dirección este, busca la calle del Medi Ambient. Cuando llegues deja la mente en blanco y contempla desde este rincón la belleza de la Montaña de Santa Bàrbara y de las Sierras de Pàndols-Cavalls.

Santa Bárbara es uno de los primeros lugares donde fue Pablo Picasso cuando llegó a Horta en 1898. Se perdió entre su naturaleza para encontrar la inspiración. Al pie de esta montaña se encuentra el Convento de Sant Salvador, la siguiente parada en la ruta Picasso.

Muntanya de Santa Bàrbara

El Convento de Sant Salvador y Picasso

Conduciendo unos dos kilómetros desde Horta de Sant Joan por la carretera T-334, en dirección noreste, llegarás al convento. Su nombre oficial es el de Virgen de los Ángeles, pero se conoce popularmente como el Convento de Sant Salvador.

El convento fue fundado en el siglo XIII por el orden de los templarios y se articula alrededor de un claustro renacentista. Con el paso de los años, se fue ampliando con nuevas edificaciones que construyeron las dos órdenes, los hospitalarios y los franciscanos, que también pasaron. La huella de Pablo Picasso también está presente: en su interior hay una exposición fotográfica dedicada al pintor.

Desde el convento también tendrás unas vistas inmejorables de la Terra Alta. Cuando estés allá arriba, te resultará más fácil comprender porque Picasso elegía este paraje de Catalunya para encontrar la inspiración

¿Estás listo para descubrir el Picasso de Horta de Sant Joan?

 

La foto de portada ha sido cedida por el Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona.