6 pueblos con encanto para descubrir los Pirineos de Cataluña

Entre valles y montañas, se esconden pequeñas villas de postal que guardan cultura, tradición, arquitectura y mucha historia. Se encuentran aisladas de las grandes multitudes y pasear entre sus edificios de piedra y los paisajes pirenaicos es una experiencia única. Disfruta de los Pirineos de Cataluña y descubre alguno (¡o algunos!) de sus pueblos con más encanto.

Arties, a los pies del pico del Montardo

En la Val d’Aran, justo donde confluyen el río Valarties con el Garona, se encuentra el municipio de Arties. Rodeado de amplios espacios naturales, ofrece unas vistas espectaculares de la cara norte del Montardo, una de las montañas más emblemáticas para los excursionistas. El pueblo se encuentra a 7km de Baqueira Beret y también a 7km de Vielha.

Una de las actividades destacadas es el complejo ludicotermal Bahns d’Arties, donde puedes disfrutar de una jornada relajante con las aguas sulfurosas que emergen a 39ºC. También es interesante descubrir su patrimonio arquitectónico. Visita la iglesia románica de Santa Maria, del siglo XII, y la iglesia gótica de Sant Joan, del siglo XIII, donde también encontrarás un museo con exposiciones permanentes y temporales para adentrarte en la cultura aranesa. Aprovecha la gran oferta de restauración del municipio para complementar tu visita probando la gastronomía típica de la Val d’Aran.

Passejant pels carrers d'Arties

Paseando por las calles de Arties

Taüll, el románico en mayúsculas

Si una imagen caracteriza el pueblo de Taüll es la de sus iglesias románicas alzadas entre cumbres nevadas. Es un pueblo muy pequeño, pero de un gran valor arquitectónico. Declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, las iglesias del municipio, Santa Maria y Sant Climent de Taüll, forman parte del Conjunto Románico de la Vall de Boí.

¿Quieres ideas para visitar Taüll? En el interior de la iglesia de Sant Climent podrás ver cómo era el ábside gracias a una proyección de videomapping sobre los restos de los frescos originales, que se conservan en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Disfruta también del entorno desde los miradores de la Santeta —donde podrás ver todo el valle— y el de Cuirilles —donde se aprecia Taüll protegido por la inmensidad de las montañas—. Y si tienes más tiempo, puedes hacer una excursión al Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, esquiar en la estación de Boí Taüll o relajarte en el balneario de Caldes de Boí.

L'església de Sant Climent de Taüll

La iglesia de Sant Climent de Taüll

Montclar, una joya rural en el Berguedà

Encontrarás este pequeño pueblo prepirenaico en lo alto de una colina. Montclar fue reconstruido durante la década de 1960 por un grupo de excursionistas y todavía mantiene su autenticidad rural. La gracia se encuentra en la disposición de su núcleo antiguo: una veintena de casas de los siglos XVII y XVIII rodean la plaza donde está la iglesia parroquial y una casa señorial llamada el Castell.

Uno de los mejores planes para conocer la zona es recorrer en bicicleta la ruta que conecta Montclar con las iglesias de Santa Creu y Sant Quintí. Transcurre por bosques y campos de cultivo y es de dificultad moderada. Una manera más relajada de disfrutar de Montclar es durmiendo en una de sus casas rurales y probando la cocina bergadana. No puedes irte sin probar los guisantes negros o las patatas enmascaradas.

La plaça de Montclar. ©Ajuntament de Montclar

La plaza de Montclar. ©Ayuntamiento de Montclar

Paisajes de alta montaña en Castellar de n’Hug

Si te adentras en el Parque Natural del Cadí-Moixeró, puedes llegar a lugares tan especiales como Castellar de n’Hug. El pueblo se encuentra encumbrado a 1.450 metros de altitud y sus callejuelas empinadas forman un auténtico laberinto. Guarda un conjunto local de iglesias románicas, el Museu del Pastor y también una tradición curiosa: la elaboración de los populares croissants gigantes por parte de los panaderos del pueblo.

Si disfrutas de la naturaleza, las Fuentes del Llobregat son la parada obligatoria. Allí nace entre cascadas el río que desemboca en el litoral barcelonés. Otra propuesta es hacer el sendero de 9km que atraviesa el Parque Natural del Cadí-Moixeró hasta el santuario de Montgrony, donde disfrutarás de unas vistas panorámicas espectaculares. Está situado en el municipio de Gombrèn, famoso por la leyenda del Comte Arnau. Allí encontrarás su casa, el castillo de Mataplana y, si tienes suerte, podrás verlo porque cuenta la leyenda que fue condenado a cabalgar eternamente envuelto en fuego.

Les Fonts del Llobregat, a Castellar de n'Hug

Las Fuentes del Llobregat, en Castellar de n’Hug

La herencia arquitectónica de Beget

Beget es un pequeño pueblo medieval situado en la Vall de Camprodon. Lo primero que verás de esta villa de tan solo 20 habitantes es el campanario lombardo de cuatro pisos que sobresale. Pertenece a la iglesia románica de Sant Cristòfol, que está abierta al público. En el interior se conserva la Majestat de Beget, una talla de madera policromada del siglo XII de casi dos metros de altura, y también retablos barrocos y góticos.

Una tarde de cuento en Beget empieza caminando por las calles de piedra, atravesando los dos puentes y observando las casas con sus característicos balcones de madera. Estas casas y la naturaleza recuerdan a la imagen tradicional de los pesebres. Aprovecha para probar la gastronomía de montaña y pasar la noche en los distintos alojamientos de la zona. Cerca está Molló Parc —el parque de animales en semilibertad—, por si viajas en familia, y también la estación de Vallter 2000, si quieres esquiar.

L'església de Sant Cristòfol a Beget

La iglesia de Sant Cristòfol en Beget

Entre cráteres de volcán en Santa Pau

Santa Pau, en la Zona Volcánica de la Garrotxa, está completamente rodeada de verde y visitarla es como viajar a la época medieval. Adéntrate en su centro histórico, presidido por el castillo del siglo XIII, y camina por sus callejuelas hasta la plaza Major, la iglesia de Santa Maria y el portal del Mar, un mirador sobre el valle del Ser.

La oferta de alojamientos es amplia: tienes hotel, camping, apartamentos, masías… Despertarse entre bosques y cráteres no tiene precio. Y no puedes irte sin probar los fesols de Santa Pau, un clásico gastronómico que, combinado con botifarra, panceta o setas, ha hecho llorar de emoción a más de una persona.

Puedes aprovechar la mañana para recorrer el camino que lleva por la Fageda d’en Jordà, el volcán de Santa Margarida y el volcán Croscat, tres sitios emblemáticos de la zona, asequibles para hacer en familia. Pero también es un acierto optar por descubrir rincones más desconocidos de la mano de un guía local.

Santa Pau

Santa Pau rodeada de verde

Te proponemos

5 rutas de senderismo para hacer en invierno en los Pirineos de Cataluña

5 rutas de senderismo para hacer en invierno en los Pirineos de Cataluña

Aquí tienes 5 recorridos para hacer en invierno y explorar caras muy diversas de los Pirineos de Cataluña. ¿Te animas a caminar entre montañas?

La importancia de los guías de naturaleza

La importancia de los guías de naturaleza

Los guías de naturaleza son una gran opción para salir sin riesgo, ya que garantizan tu seguridad al aire libre. Sus conocimientos hacen las rutas más atractivas y te permiten descubrir rincones privilegiados.

Esquí nórdico para conectar con la montaña

Esquí nórdico para conectar con la montaña

El esquí nórdico es la evolución de los paseos en raquetas de nieve y consiste en deslizarse por los paisajes nevados sin ayuda de remontadores mecánicos.

Es hora de ponerse las raquetas de nieve

Es hora de ponerse las raquetas de nieve

Las raquetas de nieve son una manera fácil de poder recorrer las montañas disfrutando de un lujo como es el silencio de la naturaleza.