Animales de granja y fauna salvaje en Casa Macià

En Casa Macià son ganaderos de toda la vida. Es un negocio familiar del pueblo de Roní que empezaron hace 30 años y que ahora ya cuenta con caballos, vacas, ovejas y gallinas. Pepita es la anfitriona de la casa que recibe a los visitantes. Se encarga de gestionar todas las tareas relacionadas con la casa, mientras su marido y sus hijos se encargan del ganado.

En Casa Macià puedes alquilar una casa entera de 4 habitaciones o bien un par de apartamentos totalmente equipados, sin servicio de comedor. La casa, como detalle curioso, tiene una piscina climatizada en el sótano y los apartamentos disponen de una terraza desde donde observar las estrellas y disfrutar de los cielos nítidos de alta montaña. Además de la tranquilidad del entorno del Parque Natural de L’Alt Pirineu, este alojamiento rural ofrece unas magníficas vistas de la cumbre del Monteixo y de la Vall d’Àssua.

Como dice Pepita, en Casa Macià invitan a todo el mundo que quiera a compartir unos días con ellos y experimentar la vida de campesino. Conocer los animalitos de su granja situada a 2 km de la casa es una de las actividades que más gusta a las familias. Durante el invierno, el ganado está en la granja y pueden acercarse para tocarlos o darles de comer. Como en verano los animales suben a pacer en alta montaña, en Casa Macià dejan un par de ovejas en la granja para que las familias con niños puedan verlas y tocarlas. Todo un detalle que a Pepita le encanta poder ofrecer. Otra visita con muy buena acogida es ir al huerto a coger verduras.

En esta casa solariega también recomiendan rutas para disfrutar del paisaje. Una que no falla nunca es el Camino de la Fauna. Es un itinerario para conocer los animales salvajes de la zona que llega hasta el Mirador d’en Miquel, donde hay una zona de picnic para tomar un bocado en alta montaña. Es muy probable que os topéis con algún rebeco, ciervo o jabalí.

Cerca de Roní se encuentra el parque natural más grande de Cataluña, el de L’Alt Pirineu. Aquí las actividades de turismo activo no se acaban nunca: senderismo, kayak, rafting, excursiones con raquetas de nieve… Si venís con niños, no podéis dejar de visitar la Casa de l’Os Bru. En este espacio situado en la Casa Sastrès de Isil, los niños aprenderán qué comen, cuánto pesan y otras curiosidades sobre este mamífero de los Pirineos. También experimentarán como se hiberna en una osera y sabrán identificar las huellas de oso.

Más información: Casa Macià