Cal Roset, una casa con grandes vistas en el Valle de Àssua

Desde 2006, Cal Roset recibe a los huéspedes que quieran disfrutar del paisaje de alta montaña y vivir una experiencia de agroturismo. Montse es quien se encarga de esta casa rural de Caregue situada en la Vall d’Àssua.

La antigua masía se reformó para convertirla en dos casas de pueblo independientes, totalmente equipadas. A pesar de que no tienen servicio de comedor, Montse siempre tiene alguna recomendación para probar un arroz con carreretes (setas) en un restaurante próximo o para comprar tupí, un queso típico pallarés elaborado con leche de oveja y aguardiente, en alguna tienda.

En Cal Roset, mires donde mires, solo ves montañas, verde y un cielo azul y limpio que enamora. Desde las terrazas de los alojamientos se puede disfrutar de una comida con sobremesa con los amigos o la familia, acompañado de unas vistas excepcionales a 1.165 metros de altitud.

Montse es una mujer muy atareada, pero siempre tiene tiempo para atender a sus huéspedes. De hecho, vive junto a la casa rural. Además de gestionar la casa, también hace de pastora y sale a apacentar su rebaño de ovejas xisquetes, una raza autóctona de los Pirineos de Cataluña.

Si las familias que pasan unos días allí quieren ir a ver las ovejas, Montse les acompaña. Sobre todo porque a los más pequeños les encanta verlas y tocarlas. En verano, la actividad de Cal Roset es muy intensa. Como comenta Montse, viene mucha gente para disfrutar de excursiones por la Vall d’Àssua y quedarse boquiabiertos con las vistas a la montaña del Montsent de Pallars a 2.883 metros de altitud.

Otra recomendación, para los más valientes, es disfrutar de una jornada de baño en el río de Caregue. Nadar en esta agua tan fría, aunque sea en verano, es todo un reto para los de ciudad.

Para las familias que quieran iniciarse en el descenso de barrancos, cerca de la casa hay muchas opciones. El barranco de Berrós, es ideal para los niños, puesto que es fácil y corto, y cuenta con numerosos toboganes que lo hacen muy divertido. Salir a andar y explorar el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici o hacer un circuito de BTT son otras actividades que se pueden hacer alrededor de Cal Roset.

Otra visita imperdible es Caregue. Un pueblo de postal, con casas de piedra y tejados de pizarra donde se puede pasear tranquilamente y visitar la iglesia de Sant Martí y su retablo gótico.

También podrán disfrutar de los paisajes con su BTT, o descubrir los parajes más emblemáticos del Parque Natural del Alt Pirineu.

Más información: Cal Roset