Can Pletis, la casa ‘smart-chic’ más alta de Molló

Los padres de Jeanine se enamoraron de una casa en Molló en 2014. Estaba en un estado ruinoso y decidieron comprarla y reformarla para convertirla en su segunda residencia. Pero llegó la crisis y tuvieron que decidir si venderla o sacarle un rendimiento. Así que solicitaron una ayuda de la Unión Europea y esto les permitió salir adelante con el proyecto del alojamiento rural.

La casa no es una casa cualquiera. Es un chalé de alta montaña moderno que cuenta con todo tipo de lujos, como un hot tub (baño japonés con caldera de leña) en el exterior, piscina climatizada, 2 habitaciones suite con jacuzzi… Can Pletis forma parte del grupo Boutique homes, casas de vacaciones con un concepto smart-chic, de gran funcionalidad y con un diseño sorprendente.

Además de estos detalles de lujo, el chalé está situado en lo alto de un cerro, a 1.400 metros de altura. Como dice Jeanine, es la casa más alta de Molló. Un hecho que propicia disfrutar de unas vistas excepcionales del valle de Camprodon, tanto de día como por la noche. Las buhardillas de la casa disponen de ventanales en el techo y también de un telescopio para descubrir estrellas durante las noches estrelladas de los Pirineos de Cataluña.

La casa, de 6 habitaciones, cuenta con zona de barbacoa, un gran pajar, una bodega, una sala de billar y zona de juegos con tirolinas para los niños. Se alquila entera y uno de los detalles de bienvenida que reciben los huéspedes es una panera de embutidos artesanos, elaborados en Molló.

A pesar de que la familia no tiene una explotación ganadera, en los terrenos de la casa se pueden ver caballos y vacas. Como explica Jeanine, son animales de la gente del pueblo que los tiene allá paciendo y que suponen un atractivo más de la casa. Así que tanto los vecinos de Molló como los huéspedes están encantados. Todos ganan.

La casa está rodeada de prados y preciosos senderos. Por Molló pasa el sendero de gran recorrido GR11. Es una ruta muy recomendable por la zona que se puede hacer por tramos, pudiendo disfrutar de los tramos más cercanos a Can Pletis, puesto que atraviesa los parques naturales del Pirineo catalán. Va desde el Parque Natural de las Cabeceras de los ríos Ter y Freser, el del Cap de Creus o el Paraje Natural de Interés Nacional de l’Albera, y, ya en el Pirineo catalán más occidental, se encuentra con el parque natural de l’Alt Pirineu  e incluso el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici. Para los esquiadores, la proximidad de las estaciones de montaña de Vallter y Vall de Núria hace que Can Pletis sea una casa ideal para ir durante el invierno.

Una visita que gusta mucho a las familias, comenta Jeanine, es la del Molló Parc. En este refugio de fauna salvaje de los Pirineos catalanes hay 31 especies de animales autóctonos en semilibertad. Se pueden ver osos, marmotas, linces y ciervos, entre otros muchos. En el pueblo de Molló vale la pena dar un paseo por sus calles empedradas para descubrir su legado románico. La iglesia de Santa Cecília del siglo XII es un ejemplo.

Más información: Can Pletis