Cataluña te habla de vino

En Cataluña el vino forma parte de nuestra cultura. El enoturismo es mucho más que descubrir el mundo de nuestros vinos, es una manera de vivir experiencias, de acercarte a la historia de las bodegas, de conectar con las tradiciones y el entorno. Un viaje por el mundo vinícola que forman las once denominaciones de origen de vino y una de cava catalanas te ofrece la posibilidad de saborear vinos de muchas variedades y elaboraciones, aromas que perdurarán en tu memoria.

La vida está llena de pequeños detalles que hacen de ella algo emocionante. Abrir una botella de vino catalán para degustarla en buena compañía o para acompañar una buena comida son esos pequeños momentos que pueden representar grandes recompensas. Ven a vivirlos.

DO Alella: Los vinos de la corte barcelonesa

Muy cerca de la bella Barcelona y el mar Mediterráneo, se encuentra la DO más pequeña de Cataluña. La DO Alella puede presumir de una tradición vitivinícola excepcional: sus vinos ya eran apreciados en la época romana, fueron aplaudidos en la corte medieval barcelonesa, traspasaron fronteras con la exportación a las colonias de ultramar y se convirtieron en producto de lujo entre la burguesía durante el Modernismo.

DO Cataluña: La viña omnipresente

La DO Catalunya es una denominación que comprende toda la geografía catalana y que convive con el resto de denominaciones, con lo cual cuenta con viñedos en más de 400 poblaciones, de norte a sur y de este a oeste. Creatividad y libertad son sus divisas, herederas directas de la larga tradición vitivinícola del país.

DO Cava: El sueño del espumoso catalán

El cava es el espumoso catalán. Una historia de efervescencia vertiginosa iniciada en el siglo XIX por unos soñadores obsesionados con perfeccionar el método champenoise. Pasear por las cavas subterráneas de la DO Cava donde reposan las vinificaciones de macabeo, xarel·lo y parellada es un viaje en el tiempo, que te lleva de los orígenes de este espumoso a las inquietudes del siglo XXI. Con el epicentro en el Penedès, la historia del cava ha estado estrechamente ligada al Modernismo y su patrimonio.

Tast de cava al celler Codorníu / Marc Castellet

Cata de cava en la bodega Codorníu / Marc Castellet

DO Conca de Barberà: Patrimonio, Modernismo y trepat

La DO Conca de Barberà ha convertido el trepat, la variedad de uva autóctona de la región, en su enseña. La zona cuenta con un rico patrimonio arquitectónico, en el que destacan las bodegas modernistas y el monasterio de Poblet, que fue fundamental en la expansión del cultivo de la vid en la Edad Media y que, hoy en día, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

DO Costers del Segre: La belleza del interior

La DO Costers del Segre es una tierra vitivinícola de interior, la DO más alejada del mar. Fue durante siglos un tapiz de viñedos que estuvo a punto de desaparecer a raíz de la llegada de la plaga de la filoxera, pero que supo resurgir gracias al empeño de auténticos visionarios. Testigos de aquel renacimiento son la catedral del vino de Raimat, un vigor vitivinícola excepcional, cepas a mil metros de altitud y propuestas enoturísticas como la Ruta del Vino de Lleida.

DO Empordà: Donde empieza todo

Fueron comerciantes griegos y fenicios los que, en el siglo VI aC, introdujeron la vid y el vino en Cataluña, y lo hicieron precisamente en el territorio de la DO Empordà: en la colonia griega de Empúries, que hoy en día es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la península. Con cepas muy cerca del mar, mecidas por la tramontana, esta tierra, patria de genios como Salvador Dalí y Josep Pla, elabora vinos excelentes a la vez que reivindica sus típicas garnachas: negra, roja o blanca.

Dues persones fan un tast de vi a les ruïnes d'Empúries / Gemma Miralda

Cata de vinos en las ruinas de Empúries / Gemma Miralda

DO Montsant: La revelación de la montaña santa

La DO Montsant se ha convertido en un tiempo récord en un referente internacional. Sus vinos enamoran a la crítica especializada y a los consumidores. A pesar de su juventud, cuenta con un legado vitivinícola antiquísimo, que mantienen vivo bodegas y cooperativas centenarias, joyas arquitectónicas del Modernismo agrario. La sierra del Montsant («montaña santa») se levanta majestuosa en el norte de esta zona vitivinícola y le presta el nombre a esta gran tierra de vinos.

DO Penedès: Vanguardia histórica del vino catalán

La DO Penedès ha sido, históricamente, una denominación pionera en Cataluña. Situada a tan sólo 30 minutos de Barcelona, ​​es una zona vitivinícola de gran diversidad paisajística, con viñedos en el interior y otros al lado del mar, salpicada por un rico patrimonio arquitectónico e histórico: monasterios, castillos y bodegas que son joyas modernistas. Un territorio de emprendedores agrarios, que hoy puede descubrirse de mil y una maneras gracias a una completa oferta enoturística.

DO Pla de Bages: Tesoros a pie de viña

La DO Pla de Bages cuenta con un patrimonio vitivinícola único en Europa, convertido en el tesoro enoturístico de la zona. Se trata de miles de barracas y tinas de piedra seca, de una gran belleza y simplicidad, que los agricultores construyeron durante siglos para poder vinificar a pie de viña, un testigo excepcional del vigor que el cultivo de la vid ha tenido en esta denominación, que hoy en día es una pequeña zona productora que elabora grandes vinos.

Grup fent un tast de vins a peu de tines de la vall del Flequer / Marc Castellet

Grupo haciendo una cata de vinos al lado de las tinas de la vall del Flequer / Marc Castellet

DOQ Priorat: Prestigio y viticultura heroica

En esta tierra de pendientes imposibles, la viticultura ha sido siempre una heroicidad, y aún lo es. Hace tan solo treinta años, una revolución enológica surgida en la zona de la DOQ Priorat fue la punta de lanza de la renovación de los vinos españoles. Hoy en día, una constelación de pequeñas bodegas sigue apostando por la singularidad de la tierra de llicorella (como se le llama a la pizarra local) y por los vinos de alta expresión.

DO Tarragona: El vino del Imperio romano

El legado del cultivo de la vid en la DO Tarragona nos traslada a la época en que Tárraco era una de las ciudades más importantes del Imperio romano, y su vino era uno de los más apreciados del Mediterráneo. Declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO, Tarragona es un punto de partida excelente para conocer la cultura del vino de una DO que, desde el Mediterráneo, se adentra hacia el interior rural y las Terres de l’Ebre.

DO Terra Alta: El templo de la garnacha blanca

En esta tierra de paisajes que inspiraron a Picasso, los monjes templarios ya cultivaban la vid en el siglo XIII. Sus condiciones siempre han sido óptimas para el cultivo, especialmente para la garnacha blanca, la estrella de una paleta de variedades. En los últimos años, aunando tradición e innovación, una constelación de productores de la DO Terra Alta la ha vuelto a situar en el mapa internacional, a la vez que cuenta con una oferta enoturística auténtica.

Una parella visita la Catedral del Vi a Pinell del Brai / Gemma Miralda

Una pareja visita la Catedral del Vino en Pinell de Brai / Gemma Miralda