Esquí nórdico para conectar con la montaña

El esquí nórdico, también conocido como esquí de fondo, tiene sus raíces en los países nórdicos, donde todavía se utiliza como medio para desplazarse en ciertos entornos rurales. Es la evolución de los paseos en raquetas de nieve y consiste en deslizarse por los paisajes nevados sin ayuda de remontadores mecánicos. “Con el esquí nórdico, te desplazas por la nieve a remolque de tus fuerzas. No hay telesillas ni telesquíes. Por eso se practica en entornos más llanos, con subidas y bajadas suaves”, explica Imma Obiols, técnica de las estaciones de esquí nórdico de Cataluña (Tot Nòrdic).

Esquí nòrdic a Lles, Tot Nòrdic

Esquí nórdico en Lles, Tot Nòrdic

El nórdico es para todos

En el esquí de fondo se utilizan unos esquís más largos y estrechos que los de alpino para facilitar la movilidad y la flexibilidad. El objetivo no es andar sobre la nieve, como algunos piensan, sino deslizarse con la fuerza del propio cuerpo. “El esquí nórdico no tiene limitaciones y es un deporte muy recomendable porque implica un movimiento sin impacto de todas las partes del cuerpo. Combina el ejercicio del tronco inferior y el superior. Además, el desplazamiento y el deslizamiento se adaptan a tu forma física y no requieren de ninguna gran preparación”, afirma Obiols.

Nens practicant esquí nòrdic a Sant Joan de l'Erm, Tot Nòrdic

Niños practicando esquí nórdico en Sant Joan de l’Erm, Tot Nòrdic

¿Clásico o patinador?

Puede practicarse en dos modalidades: el estilo clásico y el patinador. El primero, más recomendable para principiantes, es el más tradicional y fácil de aprender. Permite encarrilar los esquís dentro de una traza que se prepara en la nieve de las pistas, lo que ayuda a mantener el equilibrio y evita que se entrecrucen los esquís. El paso de patinador, por otro lado, se practica en pistas más anchas y con la nieve compactada, mediante el impulso de los esquís a derecha e izquierda. Permite lograr más velocidad y ofrece más libertad, pero también es más exigente a nivel físico.

Esquí nòrdic a Tuixent-La Vansa, Tot Nòrdic

Esquí nórdico en Tuixent-La Vansa, Tot Nòrdic

El esquí de montaña para los más aventureros

A menudo, se confunde con el esquí nórdico, pero no es lo mismo. El nórdico se practica siempre en circuitos. Son pistas trazadas de largas distancias que se preparan con máquinas para compactar la nieve y dibujar los carriles necesarios. En cambio, el esquí de montaña (skimo) es una modalidad del alpinismo que se realiza en montaña abierta y que se practica con el objetivo de subir y bajar cumbres cuando ya están nevadas.

Se realizan los dos trayectos con los mismos esquís, los cuales se enfundan en un material especial sintético llamado piel de foca para poder subir sin deslizarse. Los descensos pueden producirse principalmente fuera de las estaciones de esquí y, por lo tanto, en terrenos no preparados, lo que requiere un gran conocimiento del entorno y una mejor preparación física.

Esquí de muntanya a Vallter 2000, FGC

Esquí de montaña en Vallter 2000, FGC

7 estaciones preparadas en Cataluña

En los Pirineos de Cataluña hay 7 estaciones de esquí nórdico con una gran variedad de pistas adaptadas tanto a principiantes como a esquiadores expertos. “En cualquiera de las estaciones pueden encontrarse los servicios básicos: pistas de nieve pisada, alquiler de material y escuela de esquí, y algunas también ofrecen refugios casi a pie de pista donde organizan actividades a lo largo del año”, explican desde Tot Nòrdic.

Si buscas alguna recomendación, escaparse a la Cerdanya es una buena idea para disfrutar del esquí de fondo. Allí encontrarás la estación de Guils Fontanera, situada en una vertiente de influencia atlántica que garantiza más tiempo de nieve. También están las estaciones de Lles y Aransa, que están conectadas y suman un total de 67 km de pistas. Transcurren por bosques alpinos y ofrecen unas vistas privilegiadas de la Sierra del Cadí. Y en el municipio de Lles de Cerdanya encontrarás el refugio Cap del Rec, donde puedes pasar la noche en plena naturaleza.

Otra opción es adentrarte en el Parque Natural del Alt Pirineu, donde está la pequeña estación de Virós-Vallferrera, la de Sant Joan de l’Erm, con pistas de todos los niveles, y la de Tavascan, donde también se practica esquí alpino, freeride y esquí de montaña. O puedes optar por Tuixent-La Vansa, una estación con itinerarios que transcurren por la cara norte del macizo de Port del Comte i te permiten ver el Pedraforca mientras esquías. Hay muchas opciones.

La imagen de portada es de Sant Joan de l’Erm. © Tot Nòrdic

Te proponemos

Es hora de ponerse las raquetas de nieve

Es hora de ponerse las raquetas de nieve

Las raquetas de nieve son una manera fácil de poder recorrer las montañas disfrutando de un lujo como es el silencio de la naturaleza.

Bucea bajo el hielo sin congelarte

Bucea bajo el hielo sin congelarte

Buceadores en la nieve? Sí, esa es la idea. En los Pirineos de Cataluña se organizan talleres para bucear bajo el hielo. La actividad se realiza en el lago de Vall de Núria.

Aprende a esquiar: guía para iniciarse en los Pirineos de Cataluña

Aprende a esquiar: guía para iniciarse en los Pirineos de Cataluña

Esquiar por primera vez puede suponer todo un reto, pero nunca es tarde para ponerse unos esquís o subirse a una tabla de snowboard.

A la nieve sin barreras: estaciones accesibles

A la nieve sin barreras: estaciones accesibles

Las estaciones de montaña cada temporada incorporan novedades para mejorar la accesibilidad de sus instalaciones y conseguir que cualquier persona disfrute de los deportes de nieve sin barreras.