Gallinas de suelo y huerta ecológica en Can Gual

Can Gual es una antigua masía rehabilitada situada en l’Ametlla del Vallès. La finca era de los padres de Montserrat, la actual propietaria. Ella se instaló con su marido, Tomàs, y son los masoveros. Aquí empezaron rehabilitando un antiguo gallinero para convertirlo en alojamiento rural, hasta llegar a los tres que tienen en la actualidad.

Los tres alojamientos, completamente equipados, están situados alrededor de la piscina y rodeados de naturaleza para desconectar de la vida de ciudad. Cuentan con una zona de barbacoa, terraza, y una casa tiene incluso jardín privado, para disfrutar de comidas al aire libre.

Como Montserrat y Tomàs viven en la misma finca, en otra casa, siempre están presentes y disponibles para cualquier necesidad de los huéspedes. Pero trabajo no les falta. Son avicultores y se dedican a la cría de gallinas en suelo. Además, tienen un huerto ecológico con todo tipo de fruta y verdura, y venden los huevos y las verduras en el mercado semanal del pueblo. Si los huéspedes quieren comprar, también pueden.

Entre las actividades que ofrecen destaca la visita guiada al huerto, donde explican a los huéspedes las variedades y las semillas de los alimentos que cultivan. Una actividad que gusta mucho a los niños y niñas es recoger y clasificar los huevos frescos del gallinero.

Pero en la finca hay más animales: conejos, un cerdito y un pavo. Un buen entretenimiento para los más pequeños, que también pueden ayudar a alimentarlos. Y cuando Montserrat se anima con la repostería, los huéspedes están invitados a participar y aprender a elaborar buñuelos de cuaresma, bizcochos, relleno de pasteles… Lo que surja.

En el entorno natural de la casa, Montserrat recomienda una caminata hasta la orilla del río Tenes, un afluente del Besòs. Una salida de la que disfrutan mucho las familias y los perros. Además, esta es una zona de alto valor paisajístico donde se encuentran gran cantidad de especies vegetales.

También son muy recomendables las excursiones por los riscos de Bertí o Tagamenent, un conjunto de riscos y relieves que forman parte de la Cordillera Prelitoral. Y a los amantes de los espectáculos naturales no les decepcionará la visita a Sant Miquel del Fai. Este espacio natural está lleno de cuevas de estalactitas y estalagmitas, estanques y cascadas. Además, cuenta con joyas románicas como la iglesia de Sant Miquel, del siglo X.

A pesar de que Montserrat recomienda, a quien quiera, actividades para hacer al lado de la casa, reconoce que lo que ocurre muchas veces es que los huéspedes no se mueven de allí. Será por algo, ¿no?

Más información: Can Gual