La Festa del Pi de Centelles

La Festa del Pi, declarada Festa Patrimonial d’Interès Nacional de Catalunya, se celebra en el mes de diciembre en honor de la patrona de Centelles, santa Coloma. Su origen se remonta al año 1620.

El acto más destacado y participativo de la celebración es el 30 de diciembre. De madrugada se celebra una misa a la que asiste todo el pueblo y los galejadors, hombres o mujeres vestidos con barretina y faja, que son los encargados de buscar el árbol para ofrecerlo a la patrona.

Después de la misa, todo el mundo sale al bosque para encontrar el pino más bonito de la zona. Allí disfrutan de un almuerzo tradicional a base de pan y butifarra. Una vez localizado, los galejadors disparan tiros al aire antes de talarlo y todo el pueblo lo celebra con entusiasmo.

El pino se traslada en comitiva hasta la plaza Major del pueblo, acompañado de las tronadas ensordecedoras de los trabucos. En la plaza son recibidos con una banda de música. Un grupo de bailarines interpreta la danza del Pi y a continuación se lleva el árbol a la iglesia. Una vez en el interior, se engalana con ramilletes de manzanas y barquillos y se cuelga boca abajo ante el altar con la imagen de santa Coloma.

El pino queda colgado en el interior de la iglesia hasta el día de Reyes, cuando se baja y todo el mundo coge una ramita que se guarda en casa para que traiga suerte.