Las estrellas de la nueva cocina catalana

La cocina catalana no ha brillado nunca con tanta fuerza. Cataluña cuenta actualmente con uno de los panoramas gastronómicos más dinámicos y reconocidos mundialmente. Hasta 52 restaurantes catalanes acumulan 65 estrellas Michelin, los reconocimientos que otorga la centenaria guía turística Michelin.

 De los Pirineos de Cataluña a las Tierras del Ebro y de la Costa Brava y Barcelona a las Terres de Lleida, encontrarás restaurantes con estrella Michelin de muchos estilos. Además, entre los elegidos hay tres que ostentan tres estrellas, la máxima puntuación en esta escala, como el Celler de Can Roca, el ABaC y el Lasarte.

El pescado, las carnes y las verduras, junto con el arroz o el aceite de oliva, han sido revalorados por estos innovadores de los fogones. Cada uno ha destacado por alguna habilidad especial que se ha visto reflejada en su manera de cocinar. Algunos de los cocineros con más estrellas son Jordi Cruz, Paolo Casagrande, Fina Puigdevall, Paco Pérez, Sergio y Javier Torres, Oriol Castro, Mateu Casañas y Eduard Xatruch y Raül Balam Ruscalleda.

Hay figuras que han seducido al mundo entero por su trayectoria, como Ferran Adrià, con su pasión por la innovación; el gusto exquisito por el producto de Carme Ruscalleda, o la fidelidad a la tradición de los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca. Su cocina recopila la esencia de la tradición gastronómica catalana y la reinventa. 

El origen de la nueva cocina catalana 

El punto de inflexión es en 1990, cuando dos restaurantes que cambiarían el rumbo de la restauración catalana recibieron su segunda estrella: El Bulli y Can Fabes. El primero recuperaba el galardón con un joven Ferran Adrià como chef; el segundo, con Santi Santamaria al frente. Ellos fueron dos de los pioneros de una generación revolucionaria que dio lugar a la nueva cocina catalana, apostando con firmeza por el producto y la libertad de creación.

Estos chefs han elevado la gastronomía a otro nivel, y han hecho que la experiencia de sentarse a la mesa y disfrutar de la cocina de Cataluña sea un viaje sensorial.