Ornitología en Cataluña

La observación de aves es una actividad muy arraigada en Cataluña, una comunidad con una gran tradición excursionista. Al disfrute de caminar por sus paisajes naturales se le suma la oportunidad de observar y descubrir cientos de especies de aves distintas. Una actividad apta para todas las edades y personas, puesto que muchos de estos lugares de observación disponen de facilidades de accesibilidad.

Cataluña es un territorio con costas rocosas y arenosas, cordilleras paralelas a la costa y los Pirineos de Cataluña, una depresión central, zonas con humedales… ambientes perfectos para que coexistan diferentes tipos de aves.

Hasta el momento se han citado más de 400 aves distintas en Cataluña, lo que denota la diversidad del territorio. Esto se debe a la gran variedad de tipos de terreno, sus distintos climas y por su posición biogeográfica.

De las especies citadas, algunas son autóctonas y viven en Cataluña todo el año. Otras evitan el calor de África y pasan la primavera y el verano aquí para volver a África en otoño. Otras residen aquí en invierno y algunas solo están de paso en su ruta migratoria.

Las mejores zonas para la observación de aves en el territorio catalán son:

Pirineos de Cataluña y Val d’Aran

  • Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici: es una de las zonas naturales mejor conservadas de Cataluña. Alberga todas las especies típicas de los Pirineos catalanes, como el quebrantahuesos, el buitre leonado, el mochuelo boreal, el mirlo capiblanco, etc.
  • Parque Natural Cadí-Moixeró: se pueden encontrar aves propias de los Pirineos catalanes, ausentes en la mayor parte de Europa, como el quebrantahuesos, la chova piquigualda, el acentor alpino o el gorrión alpino.
  • Parque Natural de l’Alt Pirineu: es el más extenso de Cataluña y es el refugio de especies como el urogallo común, el mochuelo boreal, las perdices nival y pardilla o el quebrantahuesos.
  • Parque Natural de les Capçaleres del Ter i del Freser: se trata de un parque de alta montaña, pero cercano al Mediterráneo, que se convierte en el hábitat de especies de alta montaña y pirenaicas como la perdiz pardilla, la perdiz nival o el acentor alpino, entre otros.
  • Congost de Collegats i Serra de Boumort: este paisaje cuenta con grandes paredes verticales que en verano se vuelven más térmicas y mediterráneas. Es el hogar perfecto para aves rapaces como las 4 especies de buitres europeas (leonado, negro, quebrantahuesos y alimoche común).

Costa Brava

  • Parque Natural de Els Aiguamolls de l’Empordà: su situación geográfica, al pie de los Pirineos catalanes y dominado por la tramontana, lo convierte en el lugar perfecto para la observación de aves migratorias como la polluela bastarda, el bisbita gorgirrojo o el cernícalo patirrojo.
  • Parque Natural del Cap de Creus: gran parte del parque son zonas marinas, así que esta es una zona perfecta para avistar aves propias de esas zonas como el paíño europeo y los págalos pomarino, parásito y grande, el alca común o el frailecillo común durante la primavera.
  • Parque Natural del Montgrí, les illes Medes i el Baix Ter: este parque reúne una gran variedad de paisajes (litoral rocoso, costa arenosa y humedales) que hacen que convivan una gran diversidad de aves como la gaviota reidora, el cormorán moñudo o los zarapitos.

Terres de Lleida

  • Estany d’Ivars i Vila-sana: la combinación de los distintos ambientes de la zona hace que se puedan observar un elevado número de especies distintas en poco tiempo como las perdices, los sisones comunes o el aguilucho cenizo.
  • Reserva Natural Mas de Melons: aquí se pueden encontrar un gran número de especies amenazadas como la alondra de Dupont (único lugar de Cataluña donde sobrevive), el escribano palustre iberoriental o el carricerín real.
  • Serra del Montsec: el buitre leonado, el águila real, el águila perdicera o el halcón peregrino son algunas de las especies que se pueden encontrar en esta zona de montaña alta y calcárea.

Costa Barcelona y Paisajes Barcelona

  • Parque Natural de la Montaña de Montserrat: en este paisaje de relieve abrupto se encuentra una combinación de especies rupícolas con especies de distribución mediterránea, así como el águila perdicera, el búho real, la curruca cabecinegra o las perdices comunes.
  • Espacios Naturales del Delta del Llobregat: este territorio es el hábitat de especies internacionales como la gaviota de Audouin, el avetorillo común o las pardelas baleares, y el porrón pardo en invierno.

Barcelona

  • Collserola: esta zona acoge una gran diversidad de aves forestales rapaces como el ratonero común, el gavilán común o el azor.
  • Montjuïc: su gran extensión de jardines urbanos y el efecto de isla litoral rodeada de zonas urbanas lo convierte en el hábitat de la gaviota argéntea europea, el halcón peregrino, el vencejo real o el gavilán común.
  • Litoral: durante el invierno es fácil ver gaviotas en la costa barcelonesa, pero no solo puedes avistar esa ave, también se pueden ver alcatraces atlánticos, cormoranes grandes o pardelas.

Terres de l’Ebre i Costa Daurada

  • Parque Natural del Delta de l’Ebre: es uno de los mejores lugares para avistar aves, donde confluyen aguas marinas y fluviales. Se encuentra la colonia de cría de águila Adouin más importante de Cataluña, una de las poblaciones más destacadas de escribano palustre o la segunda mayor colonia de la península ibérica de flamencos y de moritos comunes.
  • Parque Natural de Els Ports: la avifauna de la zona se caracteriza por especies rupícolas y de ambientes secos mediterráneos con otras centroeuropeas. Se pueden avistar autillos europeos, mochuelos europeos, abubillas, abejarucos o collalbas rubias, entre otros.
  • Parque Natural de la Serra de Montsant: es una sierra de relieve importante con riscos por el sur y barrancos y un río por el norte, acogiendo a aves rupícolas nidificantes, invernantes o forestales como el águila perdicera, el treparriscos o la lavandera cascadeña.
  • Paratge d’Interès Natural de Poblet: toda esta zona es rica en aves mediterráneas de bosque, como los carboneros, los agateadores comunes y las currucas, pero acoge alguna particularidad biogeográfica como el trepador azul.
  • Reserva Natural de Sebes (Flix): Es el único lugar de las comarcas de Tarragona donde se reproduce la cigüeña blanca, además también pueden encontrarse aves como el milano negro, el avetorillo común o la garza imperial.
  • Puertos de L’Ampolla, L’Ametlla de Mar, Cambrils y Tarragona: estos lugares atraen a aves marinas en busca de descartes pesqueros o que se alimentan de restos de la actividad de los puertos. Así es fácil encontrar gaviotas, patos marinos, cormoranes grandes o pardelas.
Puedes consultar la Guía de turismo ornitológico para obtener información más completa y detallada sobre la observación de aves en Cataluña.