Un país rico en cocinas

La cocina catalana tiene una extensa tradición, con protagonistas destacados, famosos ya en la época medieval. Desde los últimos años del s. xx, los cocineros catalanes han conseguido reconocimiento en todo el mundo, dando valor añadido a las materias primas y poniendo la creatividad al servicio de los fogones. Esparcidos por todos los rincones de Cataluña, nuestros chefs te invitan a disfrutar del placer de una buena comida en restaurantes de todos los estilos, desde la cocina más vanguardista a propuestas que preservan el recetario clásico.

Marca Cuina Catalana

En este sentido, la Marca Cuina Catalana, impulsada por el Institut Català de la Cuina, avala los restaurantes —cerca de 170— que, en su carta, apuestan por platos de la cocina tradicional y que están inventariados en el Corpus de la Cuina Catalana, un recetario con más de 1.200 entradas de nuestra gastronomía. El sello también ofrece calidad y compromiso con la sostenibilidad y el medio ambiente.

Colectivos de cocina

También los colectivos de cocina se encargan de preservar esta esencia. Tenemos más de 25 repartidos por toda la geografía, son agrupaciones de cocineros o de restaurantes y, en algunos casos, también de productores agroalimentarios, que basan su propuesta gastronómica en los productos, la cocina y las costumbres del entorno.

Slow Food

Cataluña es una gran impulsora del movimiento Slow Food, que defiende una gastronomía que vuelva al producto de proximidad y al respeto y el amor por los platos de temporada. Actualmente, más de 50 restaurantes diseminados por el territorio catalán trabajan para unir el placer de comer con la responsabilidad, la sostenibilidad y la armonía con el entorno.

 

Toma asiento, la mesa está puesta para que recorras Cataluña de bocado en bocado.