Hay viajes que no quieres que se acaben nunca

Jana y su familia en la Estación de Francia

Jana y su familia en la Estación de Francia

Vistas de la Costa Brava desde el Camí de Ronda

Vistas de la Costa Brava desde el Camí de Ronda

Casas de antiguos pescadores en la Cala s’Alguer

Casas de antiguos pescadores en la Cala s’Alguer

Jana y su familia acercándose a la Cala Foradada

Jana y su familia acercándose a la Cala Foradada

Jana haciendo snorkel en la Cala Foradada

Jana haciendo snorkel en la Cala Foradada

Vistas del Castillo de Pals

Vistas del Castillo de Pals

Jana en el Museu Nacional d'Art de Catalunya

Jana en el Museu Nacional d'Art de Catalunya

La comida de Jana y su familia

La comida de Jana y su familia

El Barri Gòtic de Barcelona

El Barri Gòtic de Barcelona

Antiguo recinto modernista del Hospital de Sant Pau del arquitecto Domènech i Montaner en Barcelona

Antiguo recinto modernista del Hospital de Sant Pau del arquitecto Domènech i Montaner en Barcelona

Castillo de Tamarit

Castillo de Tamarit

El Anfiteatro romano de Tarragona

El Anfiteatro romano de Tarragona

Plaza de les Peixateries Velles de Reus

Plaza de les Peixateries Velles de Reus

Vermut en Reus

Vermut en Reus

Los humedales de Deltebre

Los humedales de Deltebre

Jana y su familia observando aves en Deltebre

Jana y su familia observando aves en Deltebre

Los padres de Jana haciendo una cata de vinos

Los padres de Jana haciendo una cata de vinos

Tres ciclistas por el Parque Natural del Montsant

Tres ciclistas por el Parque Natural del Montsant

Paisaje de Tírvia

Paisaje de Tírvia

Jana y su familia observando la fauna de los Pirineos catalanes

Jana y su familia observando la fauna de los Pirineos catalanes

Plato de vianda en la cena popular de Tírvia

Plato de vianda en la cena popular de Tírvia

Cena popular de Tírvia

Cena popular de Tírvia

Jana y su familia en la Estación de Francia
Vistas de la Costa Brava desde el Camí de Ronda
Casas de antiguos pescadores en la Cala s’Alguer
Jana y su familia acercándose a la Cala Foradada
Jana haciendo snorkel en la Cala Foradada
Vistas del Castillo de Pals
Jana en el Museu Nacional d'Art de Catalunya
La comida de Jana y su familia
El Barri Gòtic de Barcelona
Antiguo recinto modernista del Hospital de Sant Pau del arquitecto Domènech i Montaner en Barcelona
Castillo de Tamarit
El Anfiteatro romano de Tarragona
Plaza de les Peixateries Velles de Reus
Vermut en Reus
Los humedales de Deltebre
Jana y su familia observando aves en Deltebre
Los padres de Jana haciendo una cata de vinos
Tres ciclistas por el Parque Natural del Montsant
Paisaje de Tírvia
Jana y su familia observando la fauna de los Pirineos catalanes
Plato de vianda en la cena popular de Tírvia
Cena popular de Tírvia

Acompaña a Jana en su ruta por Cataluña

Jana y su familia hacen los últimos preparativos para sus vacaciones fuera de Madrid, donde viven. Acaban de guardar las últimas prendas de ropa en las maletas y lo dejan todo listo. Al día siguiente empiezan una ruta por Cataluña, la tierra de su padre. Quieren que sea un viaje especial, ya que creen que puede ser el último viaje que hagan juntos.

Llegan en tren a la Estación de Francia, una de las más bonitas de Barcelona. Allí, alquilan un coche con el que recorren Cataluña. Primera parada, las calas y playas de la Costa Brava y el Camí de Ronda.

Costa Brava: el encanto de la costa más salvaje

La familia decide descubrir algunas de las calas de la Costa Brava dando un paseo por el Camí de Ronda que une la Platja Gran de Platja d’Aro con la Cala del Pi. Es un recorrido de un kilómetro y se puede hacer aproximadamente en veinte minutos.

El Camí de Ronda es la forma más bonita de recorrer la Costa Brava a pie. Es muy extenso, ya que va desde Blanes hasta Portbou y ofrece unas vistas privilegiadas de las diferentes calas. No podrás evitar pararte a visitar alguna con más detalle e, incluso, darte un baño. Este camino forma parte del Sendero del Mediterráneo (GR-92) que recorre todo el litoral catalán de norte a sur.

Después del paseo, Jana y sus padres se van hacia Palamós, a conocer la Cala s’Alguer y la Cala Foradada. S’Alguer, con solo 30 metros de largo, les deja fascinados. La arena se mezcla con los guijarros en un mar de un verde turquesa transparente. Las casas de antiguos pescadores que la rodean, con colores vivos en las puertas y ventanales, le dan un encanto especial.

Después van hasta la Cala Foradada. Situada al lado de la playa natural de Castell, es de difícil acceso, ya que se encuentra debajo de un acantilado. Este está agujereado —de aquí el nombre— y se puede atravesar nadando o en kayak. Allí se han animado a hacer snorkel cruzando el acantilado de lado a lado varias veces.

El siguiente objetivo en la ruta por la Costa Brava son los pueblos medievales. Peratallada o Pals son un par de ejemplos de estos pueblos que aún conservan la arquitectura y la esencia medieval. Rodeados por la muralla, con las calles de adoquines y restos de las edificaciones de la época, son el sitio perfecto para acabar un día de turismo donde la belleza de los paisajes es la protagonista.

La Barcelona más artística

La siguiente parada del viaje de Jana y su familia es Barcelona. Les atrae la gastronomía mediterránea y la variada oferta gastronómica, la influencia del Modernismo en la arquitectura de la ciudad y la oferta cultural. Es una parada obligatoria dentro de su viaje.

Empiezan la mañana con un viaje en el teleférico de Montjuïc que les ofrece unas vistas privilegiadas de la ciudad. Después visitan el Museu Nacional d’Art de Catalunya, donde descubrirán las obras de arte más icónicas que conserva el museo: la colección de arte románico, la de gótico, así como las pinturas de artistas catalanes, como Rusiñol, Casas, Dalí o Miró. Después de tanta actividad, hacen una pausa para comer y prueban unas suculentas cigalas. El plato ha quedado vacío y hasta se han chupado los dedos.

Ya con la energía renovada, están preparados para seguir paseando y descubrir la ciudad. Recorren las calles del Barri Gòtic y visitan algunas de las obras modernistas repartidas por la ciudad. Ven algunas de las obras de Gaudí, como la Casa Vicens, la Torre Bellesguard o el Park Güell.

El gran descubrimiento para ellos es el antiguo recinto modernista del Hospital de Sant Pau del arquitecto Domènech i Montaner. Les sorprende que en un edificio como ese hubiera uno de los principales hospitales de la ciudad. Jana no ha perdido la oportunidad de subir un carrusel de fotografías a Instagram.

Costa Barcelona: paddle surf y chiringuito al lado del mar

Después de 2 días a ritmo ligero, deciden que es hora de un poco de relax y de visitar a los abuelos de Jana, que viven cerca de Vilanova i la Geltrú. Estos se animan y se apuntan a la ruta en familia por Cataluña.

Dan un paseo por el puerto y contemplan la posibilidad de hacer alguna de las actividades que se ofrecen por la zona, como hacer una excursión en velero. Al final han preferido escoger el paddle surf. Los abuelos los ven desde la playa. Después de dos horas, han acabado con tantas agujetas que han puesto punto y final al día tomando algo en uno de los chiringuitos de la zona. Los padres han decidido recogerse pronto para descansar y reservarse para el día siguiente, pero Jana ha conocido a alguien especial y ha decidido alargar un poco más la noche.

Costa Daurada: romanos y vermuts

De buena mañana, Jana y sus padres llegan a Tarragona. Dan una vuelta por la ciudad y visitan las ruinas de la época romana. Gracias a su buen estado de conservación, Tarragona es la única ciudad catalana declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

También se acercan hasta Reus, donde hacen un recorrido por el centro del municipio para admirar los edificios modernistas. Aprovechan la visita para hacer la ruta modernista Gaudí&Reus, ya que allí nació el reconocido arquitecto internacional. Después de tanto Modernismo, es el momento para tomar el aperitivo y probar el reconocido vermut de Reus.

Deltebre: pájaros que viven entre arrozales

A la hora de comer, han ido hacia Deltebre. En un restaurante de los arrozales del Delta de l’Ebre, han pedido una paella con el arroz local para probarlo. Han seguido las recomendaciones del chef y les ha encantado el arroz de pato del Delta. Hasta han intentado conseguir la receta.

Al acabar de comer, la familia decide hacer una de las actividades con más tradición: observar las aves de la zona. Alquilan un kayak en el Parc Natural del Delta de l’Ebre para avistar pájaros. Allí viven o están de paso más de 350 especies. La riqueza natural de la zona lo ha convertido en Reserva de la Biosfera.

Priorat: cata de vinos reconocidos internacionalmente

Jana y sus padres tienen claro que quieren visitar el Priorat, la zona donde se cultivan algunos de los mejores vinos de Cataluña, los de la Denominación de Origen Cualificada Priorat y la Denominación de Origen Montsant. Los del Priorat son vinos reconocidos internacionalmente.

Allí la familia visita la bodega Perinet, hacen una cata de vinos de la zona y descubren por qué estos vinos, gracias a la influencia de la tierra de llicorella (pizarra) y el trabajo de los viticultores, son tan especiales. Han aprovechado también la ocasión para hacer una ruta en bicicleta por el Parc Natural del Montsant y se han acercado hasta Siurana, uno de los pueblos con encanto de la zona.

Después de su estancia entre viñas, Jana y su familia han decidido pasar los últimos días de su viaje disfrutando en mitad de la naturaleza y han puesto rumbo hacia los Pirineos catalanes.

Pirineos catalanes: rebecos y vianda caliente

Llegan hasta Tírvia, en los Pirineos de Cataluña. Muy cerca, les espera un guía de naturaleza que les lleva de excursión para observar los animales y la fauna más singular. Con la ayuda de un telescopio han visto algunos ejemplares espectaculares de rebecos.

Han tenido la suerte de coincidir con una cena popular en Tírvia, donde se podía probar la vianda —una escudella típica de la zona que se hace con carne de gallina, cerdo, botifarra, cansalada, fideos, col, patatas, guisantes y peras—, así como palpís de cordero o girella, otros platos de la zona.

A los abuelos se les ha hecho corto el viaje en familia y les han insistido para que se queden unos días más en los Pirineos catalanes. A Jana le ha encantado la idea, ya que quiere disfrutar de unos días más con el amigo especial que ha hecho durante el viaje. Y es que hay viajes que no quieres que se acaben nunca.

Si deseas saber más sobre Catalunya visita… Catalunya.com